El partido Ciudadanos sigue alimentando el conflicto allá donde va. Esta tarde ha sido en la manifestación del Orgullo LGTBi, pese a que habían sido vetados en un primer momento por la Junta Directiva de la organización del Orgullo en Madrid (COGAM) por valerse de la extrema derecha para gobernar.

Ciudadanos ha conseguido que el desfile se paralizase cerca de 45 minutos por su provocación hacia los manifestantes.

Tanto Inés Arrimadas como Ignacio Aguado o Melisa Rodríguez han insultado a los manifestantes llamándoles fascistas y victimizándose pese a que el partido no duda en sentarse a negociar y formar parte de gobiernos con un partido de extrema derecha que piensa que las personas LGTBi son enfermas que necesitan terapia para curarse.

La estrategia de Ciudadanos este último mes es clara: victimizarse pese a pactar con partidos que piensan que la manifestación del Orgullo debería de estar en sitios como la Casa de Campo porque, según el decálogo de VOX, las personas LGTBi huelen mal.

Al final, el equipo de Ciudadanos ha sido escoltado por los agentes en un cordón policial primero hacia la zona del Ministerio de Sanidad y luego hacia el Congreso de los Diputados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.