La medida pretende sacar de la pobreza extrema a 450 000 hogares españoles.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) se aprobará en un Consejo de Ministros extraordinario que se celebrará este viernes, según han adelantado fuentes del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá.

La prestación para los hogares más vulnerables que oscilará entre los 460 y los 1.100 euros mensuales. La medida, que el Ejecutivo tiene previsto aprobar en un Consejo de Ministros extraordinario este viernes, beneficiará a unas 850.000 familias, según las estimaciones del ministro Escrivá: en total, unos 2,3 millones de personas.

El presidente del Gobierno ha señalado que «su coste anual rondará los 3.000 millones de euros» y que su puesta en marcha «puede amparar a cuatro de cada cinco personas en situación de pobreza severa». En esta línea, Sánchez ha explicado que «la cuantía dependerá del número de miembros de cada hogar», destacando que «en España hay más de dos millones de niños y niñas que sufren pobreza».

En declaraciones a ‘El Periódico‘, el titular de Seguridad Social avanzaba este fin de semana que, con esta prestación, se logrará sacar de la pobreza extrema «a unos 600.000 hogares, según nuestras estimaciones». «Pensamos que con el IMV sacamos fuera de la pobreza extrema al 75% de esos hogares y los llevamos a niveles que, en algunos casos, seguirán siendo de pobreza, pero ya no tan aguda», reconocía Escrivá.

Aunque la ayuda empezará a cobrarse en junio, la intención del Gobierno es adelantar «de oficio» la prestación a unos 100.000 hogares desde el primer día de su aprobación, sin que tengan que solicitarla previamente.

Tal y como explica Escrivá, «la renta de arranque para un solo adulto será la equivalente a la prestación no contributiva de la Seguridad Social, que en la actualidad es de 395,60 euros por 14 pagas». Pero el nuevo ingreso se distribuirá en 12 pagas, con lo cual el nivel inferior del ingreso mínimo vital que se garantizará será de 461 euros para el caso de un hogar formado por un adulto.

En el mayor de los casos el ingreso garantizado estará en todo caso por debajo del salario mínimo interprofesional, que ahora es de 950 euros por 14 pagas (1.108 euros si se reparte en 12 pagas). La garantía del IMV se situará así entre 461 y algo menos de 1.100 euros al mes.

En cuanto a las prestaciones sociales que ya existían de las comunidades autónomas, serán «complementarias y subsidarias» al IMV, según Escrivá. También se beneficiará «un porcentaje significativo» de personas de origen extranjero, siempre que cumplan las condiciones y acrediten residir de forma legal en España desde al menos un año.

Para percibir la prestación, además, será un requisito estar buscando empleo. En este sentido, el ministro señalaba que el objetivo del IMV es «transitar hacia una situación mejor en la sociedad», por lo que será obligatorio que el beneficiario acepte los «itinerarios laborales o de inclusión» que se definan con las administraciones autonómicas y locales.

Se creará, además, Además, un «sello social» para alentar la implicación del sector privado, que recibirán aquellas empresas que ayuden a encontrar empleo u ofrezcan descuentos a las personas identificadas como vulnerables.

Publicidad