Donald Trump indultó este miércoles al exmagnate británico de los medios de comunicación Conrad Black, que cumplió tres años y medio de cárcel por delitos de fraude.

Black fue condenado por cuatro cargos en el Tribunal de Distrito de los EE. UU, en Chicago el 13 de julio de 2007. Fue sentenciado a 6 años y medio en una prisión federal porcometer fraude por valor de 6,1 millones de dólares contra los accionistas de la empresa que presidía, Hollinger International Inc.

Black controló Hollinger International , otrora el tercer imperio de periódicos en inglés más grande del mundo, ue publicó The Daily Telegraph (Reino Unido), Chicago Sun-Times (Estados Unidos), The Jerusalem Post(Israel), National Post (Canadá), La mayoría de los principales periódicos de Australia y Canadá y cientos de periódicos comunitarios en América del Norte.

En una orden ejecutiva, Trump definió a Black como un «académico y emprendedor» que «ha hecho enormes contribuciones a los negocios, así como al pensamiento político e histórico». Destacó además que, pese a su condena en 2007, «el Tribunal Supremo «discrepó en gran parte y anuló casi todos los cargos en su caso».

Casualmente, el año pasado, Black publicó la biografía sobre el presidente estadounidense «Donald J. Trump: A President Like No Other».

Patrick Nolan, también indultado

Ademas de Black, Trump también indultó este miércoles al exlíder republicano de California Patrick Nolan, que cumplió poco más de dos años de cárcel tras declararse culpable en 1994 por un delito de contribuciones ilegales de campaña.

«En 1994, Nolan tuvo que tomar una difícil decisión. Pudo haberse defendido de delitos de corrupción y arriesgar décadas de cárcel, o pudo declararse culpable y aceptar una condena de 33 meses. Decidido a ayudar a su esposa a criar a sus tres hijos, aceptó el trato», dijo Trump.

Nolan, de 68 años, fue elegido a la Asamblea de California en 1978 y en 1984 se convirtió en el líder republicano del Legislativo, cargos a los que renunció tras ser procesado.

De Nolan Trump destacó que su paso por la cárcel «le cambió la vida» y que se convirtió en un defensor de la reforma del sistema penal, lo que hizo que ambos se conocieran cuando el presidente trabajaba precisamente en ese proyecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here