Los contratos fueron adjudicados por la limpieza del hospital del Ifema y de los hoteles medicalizados.

Clece, filial de ACS, propiedad de Florentino Pérez, brinda servicios de limpieza, mantenimiento, logística, aeropuertos, servicios sociales y otras especialidades para diversas instituciones y empresas en diversos campos. Entre finales de marzo y principios de abril, Clece firmó contratos de «emergencia» con la Comunidad de Madrid por valor de casi 7 millones de euros que se hicieron publicos el lunes 18 de mayo.

La mayoría de estas licitaciones corresponden a los servicios de limpieza de hoteles medicalizados que recibirán pacientes y personal médico de COVID-19 para fortalecer los servicios en el área. El monto total es de 2.7 millones de euros.

Según el Portal de Contratación Pública de Madrid, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso también decidió otorgarle un contrato para limpiar el Hospital de Campaña Ifema a fines de marzo, cuyo valor contractual es de casi 4 millones de euros.

La instalación continuará manteniéndose por si es necesario que se vuelva a abrir. La instalación está lista para atender a más de 4,000 pacientes con coronavirus, y ha sido limpiada y desinfectada por un equipo de casi 200 personas. El precio cotizado por la empresa controlada por Florentino Pérez es de 15.95 euros por hora durante el día y 18.89 euros por hora durante la noche.

Otros dos contratos por un importe de casi 300.000 euros fueron adjudicados a Clece por la empresa pública del Metro, uno para la limpieza y atención de avisos COVID-19 en los depósitos del Metro y el otro para la desinfección contra virus por nebulización de determinadas dependencias de Metro.

ACS anunciaba la reducción de sus beneficios por el impacto de la crisis sanitaria debido a la reducción o paralización de las actividades de limpieza y mantenimiento en colegios o centros de ocio por lo que estos contratos ayudarán a mitigar el impacto en sus cuentas.

Clece que también se dedica a la gestión de residencias de ancianos, ha solicitado el reequilibrio económico de la mayoría de contratos de concesión que mantiene con diversas administraciones públicas a causa del coronavirus, según informó El Confidencial.

La firma entiende que los diversos propietarios de los centros de mayores, principalmente entidades municipales, deben compensarle los costes «sobrevenidos e imprevisibles» a los que ha tenido que hacer frente para atender a los ancianos, muchos de los cuales han sido víctimas del covid-19.

Pese a que algunos gastos para proteger a los mayores de la pandemia han sido costeados por las administraciones públicas, desde Clece aseguran que «los sobrecostes derivados de la crisis han sido de 7,2 millones de euros durante estos dos meses y medio».

Publicidad