La presidenta de la Comunidad de Madrid se suma a una teoría racista del periodista Federico Jiménez Losantos para no asumir sus propios errores.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Nos hacíamos eco ayer desde este medio de unas declaraciones el polémico periodista Jiménez Losantos en las que echaba la culpa de los contagios de Madrid, en lugar de a la gestión de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad, a los latinos que viven en la ciudad.

Losantos afirmaba en su programa radiofónico: «No se está diciendo, igual que no se dice cuando los violadores son musulmanes, no se dice que son hispanos». «Se puede culpar a todos los jóvenes españoles en general, pero no se puede culpar a un grupo sociocultural que hace un trabajo estupendo, que se integra muy bien en España pero cuyas costumbres son muy poco higiénicas para la pandemia porque salen mucho a la calle, porque bailotean, porque no se toman medidas de seguridad», afirmaba sin ruborizarse.

«No nos podemos ir de fiesta con la gallina peruana fantástica al Retiro. No nos podemos ir», ha añadido el locutor.

Ayuso y su libreta de notas

Parece que esta teoría ha gustado a la propia Ayuso, pues se ha sumado a ella sin dudarlo y usando parte de las propias palabras de Losantos: los contagios en Madrid se están produciendo, «entre otras cosas, por el modo de vida que tiene nuestra inmigración en Madrid». Ha añadido sus propios matices, eso sí, como que es también culpa de la densidad de población de esos municipios».

Poco después, quizá dándose cuenta que sumarse al mensaje de uno de los periodistas más ultras de España, Ayuso ha matizado sus palabras: «No he hablado de un problema contra los inmigrantes, lo que está claro es que el virus se ceba con personas que viven más personas juntas en casas más pequeñas».

Insistía la presidenta, contradiciéndose, que «no he hablado de los migrantes de manera racista ni de un problema contra los inmigrantes», y señalaba también que «no voy a entrar en provocaciones», ante el reproche por la afirmación que le ha hecho el portavoz adjunto de Unidas Podemos-IU, Jacinto Morano.

Publicidad