¿Banalizamos la ética?