Un registro de vuelo coloca a Clinton once veces en el avión privado de Epstein camino a la tristemente célebre isla del multimillonario.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Bill Clinton vuelve a estar bajo lupa por un escándalo sexual desde que empezaron a salir a la luz las acusaciones de tráfico y abuso sexual a menores por parte del multimillonario neoyorquino Jeffrey Epstein, hace casi una década.

Clinton, quien ya se vio particularmente marcado por la extensa cobertura que los medios realizaron de los escándalos de carácter sexual en que se vio envuelto, principalmente el que lo ligaba a la becaria de la Casa Blanca, Monica Lewinsky, aparece ahora señalado de nuevo.

En la fase preliminar del juicio por los delitos sexuales de Epstein están saliendo a la luz documentos que ayudan a completar el puzzle del caso y que demostrarán el calado de su relación con el expresidente de EE.UU. La jueza al frente del juicio de Maxwell ordenó la semana pasada la publicación de una serie de documentos relacionados con su caso, incluido un interrogatorio judicial a Virginia Giuffre, una de las chicas de las que supuestamente abusaron Epstein y Maxwell. Giuffre aseguró a sus abogados en 2011 que Clinton estuvo en la residencia del financiero en el Caribe, escenario de abusos y orgías con menores.

Little St. James, la isla privada de Epstein que ha sido bautizada como la «isla de los pedófilos», es el escenario de estas horribles situaciones. En el pasado, en una entrevista con «Daily Mail» de 2011, Giuffre ya mencionó que Clinton había visitado la isla, algo que el expresidente ha negado. 

La Fundación Clinton aseguró en un comunicado que el exmandatario «no sabe nada de los crímenes terribles de Jeffrey Epstein», que no había hablado con el que fuera su amigo en más de una década y que «nunca ha estado en la isla de Little St. James, en el rancho de Epstein en Nuevo México o en su residencia en Florida».

Sin embargo, la web Gawker publicó en 2015 un registro de vuelo que le colocaba once veces en el avión privado, y todas en compañía de la «madama» de Epstein, Maxwell, y Sarah Kellen, asistente del multimillonario, y que también ha sido acusada de reclutar chicas. El documental de Netflix aseguró que el nombre de Clinton aparece en al menos 26 vuelos.

Epstein, un depredador sexual

Condenado​ por tráfico de menores en el mundo de élite​ y conocido como depredador sexual, Epstein, detenido el año pasado cuando la fiscalía de Nueva York reabrió su caso, no podrá contar su versión de los hechos en juicio: se suicidó (aparentemente) el pasado agosto en una cárcel de Manhattan.

En 2005, la policía de Palm Beach en Florida comenzó a investigarlo, después de que un padre lo denunciara por acosar a su hija de catorce años. Epstein se declaró culpable, y un tribunal del Estado de Florida lo condenó en 2008 por solicitar prostitución y tentar a la prostitución a menores. Permaneció trece meses en custodia con trabajo al salir, como parte de su acuerdo judicial. En aquel proceso, se identificó a 36 adolescentes, algunas de catorce años, que habían sido acosadas. Epstein fue arrestado de nuevo el 6 de julio de 2019, por cargos federales por tráfico de menores en Florida y Nueva York. ​

Publicidad