Un joven británico, que negaba el coronavirus ahora advierte sobre sus riesgos: «La vida es demasiado corta para arriesgar la salud».

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

“Fui el primero en decir que el coronavirus era todo mentira y ahora tan sólo puede respirar con ayuda de una mascarilla de oxigeno», escribió Chris Grailey en su cuenta de Facebook.

Con 29 años y sin problemas de salud previos, que hace nada criticaba a aquellos que confiaban en la existencia y la letalidad del virus, ahora no sabe si va a «sobrevivir o irse al otro lado».

Según su testimonio el virus lo cogió en Tenerife, donde estaba de vacaciones, porque «pensaba que yo era invencible y fui sin llevar mascarilla», pero ahora, «tras pagar el precio», «no quiero que nadie cometa los mismos errores que yo», explica en un vídeo publicado en Manchester Evening News.

“Estuve enfermo durante la mayor parte de las vacaciones, perdí el gusto, el olfato, tuve sudores fríos. Pero se puso mucho peor cuando volví a casa”, comentó el británico.

Ahora se encuentra en cuidados intensivos, a la espera de recibir un tratamiento de mayor intensidad. Por ello espera «que realmente quiero que se tenga en cuenta este mensaje porque le puede pasar a cualquiera, por favor, cuídense”.

«No puedo respirar, caminar, moverme. Soy como un zombi. Estoy tomando cuatro antibióticos diferentes, esteroides, oxígeno todo el día y con más agujeros en mi brazo que un drogadicto. Esto es real, es la vida real matándome”, sentenció el joven británico.

Publicidad