¿Cancelar la deuda pública en la Eurozona? Se puede pero no se quiere