Carvativir, las “goticas milagrosas” de Maduro contra el coronavirus