El presidente del PP, Pablo Casado, ha anunciado este domingo en Zaragoza que, si gobierna tras las elecciones generales del 10 de noviembre, suprimirá los impuestos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio. 

Así lo ha asegurado en la celebración del día del afiliado del PP-Aragón donde ha defendido que con su supresión por ley el PSOE no podrá «paralizarlo» en los parlamentos autonómicos. «Son impuestos injustos que lastran a las familias de clase media que han ahorrado toda la vida para dejar su casa o sus ahorros a hijos y nietos», ha defendido.

Pero el líder del PP ha ido mucho más allá y ha apuntado directamente al sector de población que más apoya a su partido. A la vez que recorta impuestos, Casado promete «subir y garantizar» las pensiones a los 9,5 millones de jubilados, cuyo voto será clave el 10-N. Para hacer «sostenible» el sistema, ha sostenido que «solo» hace falta crear empleo y crecimiento económico. Parece fácil. «No podemos permitir que otro Gobierno socialista ponga en riesgo lo que os merecéis tras trabajar 50 años», ha dicho.

Casado también ha aprovechado las últimas horas que restan para comunicar alianzas electorales, el plazo concluye este lunes a las dos de la tarde, con el fin de hacer el enésimo llamamiento a Ciudadanos para sumar fuerzas. Sin llegar a citar a Albert Rivera, ha manifestado que lo que algún político «sin mucha responsabilidad ha decidido no unir en una oferta electoral» lo tendrán que solventar los ciudadanos con su voto.

Casado ha enlazado sus dardos a Rivera con el que ha lanzado a Sánchez, al que sí ha citado para echarle en cara que pretenda lograr por «agotamiento electoral lo que no le han dado los españoles» en las urnas, en referencia a la posibilidad de gobernar en solitario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.