Víctor Sorrento

Increíble pero cierto. Luckia en Ceuta y Codere en Melilla son a día de hoy, las empresas que más facturan en las provincias sureñas, según el Ranking de empresas.

Llama la atención que provincias donde el paro ronda el 30% (26% en Melilla, 33% en Ceuta) y donde el paro juvenil es un problema de primer nivel, las casas de apuestas sean las empresas que más beneficios estén generando en una zona del país donde la iniciativa económica y la inversión es escasa. 

Sorprende que Codere en Melilla haya pasado de ingresar 3.369.369 € en 2016 a 188.241.438 € en 2017, un incremento de 5486.84 %. Con Luckia pasa parecido, en 2016 la empresa facturaba 12.417.000 € y en 2017 paso a ingresar 136.119.000 €. Este incremento singular, como casi todo en economía, no es casual. 

Con la situación de inestabilidad generada tras el Brexit, cientos de empresas del sector del juego que operaban en Gibraltar han visto sus negocios peligrar y han decidido mover ficha. Y como siempre pasa en estos casos, algún alcalde o presidente autonómico aprovecha la oportunidad. El Gobierno de Ceuta y Melilla lleva meses apostando por las casas de apuestas intentando atraer al sector a las ciudades españolas del norte de Marruecos. Como afirma el consejero de Economía y Hacienda, Alberto Gaitán,  “Se ha comenzado a andar y se está trabajando fuerte para lograr que las empresas del juego se vayan implantando en la ciudad. Para ello se están tocando todos los palos posibles”.

Un terreno que ya allanó el ex ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, en los presupuestos aprobados por PP, C´s y PNV en 2018. Si en el resto de España el impuesto a las casas de apuestas online se fija en un 20%, en las ciudades autónomas el impuesto se redujo a un escaso 10% sobre los ingresos netos, todo un chollo para el sector del juego. 

Los Gobiernos de Ceuta y Melilla, con serios problemas de iniciativa económica, pobreza, paro juvenil e inestabilidad, han decidido que la solución a sus problemas pasa por convertir a los ciudadanos de la región en los crupieres de España. Los gobiernos están desatendiendo todas las alarmas y los numerosos estudios que afirman que la ludopatía se está disparando en nuestro país, en especial entre los más jóvenes. No parece muy coherente que la mejor manera de reducir el paro juvenil sea incentivar un sector económico que precisamente arrastra a los más jóvenes hacia el pozo de la ludopatía. No hay que olvidar que el juego se ha convertido en la heroína del siglo XXI. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.