El tribunal también rebaja la multa de los 4.700 euros iniciales a 3.120 al considerar que el condenado no tiene ingresos superiores al salario mínimo.
"Me dieron un puñetazo en la boca y me tiraron al suelo de un golpe por protestar, por decirles que su actuación era desproporcionada”, denuncia uno de los agredidos.
Jon Ander Cob y Julen Goikoetxea, a los que se les impusieron 7 años y medio de prisión, siguen en segundo grado.
Desde el PSOE señalan que esta postura de los de Santiago Abascal se debe a que rinden “pleitesía” al franquismo.
El magistrado deberá archivar la causa o elevar una exposición razonada al Tribunal Supremo, ya que Iglesias está aforado.
La extrema derecha europea, en pie de guerra tras las multitudinarias manifestaciones en contra del racismo.