Un joven denuncia una agresión homófoba por parte de seis militantes de Vox

«Me dijeron de todo: marica, pajero, desviado…», denuncia el agredido.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Un joven de 20 años ha denunciado una agresión homófoba, sobre las ocho de la tarde del martes 14 de julio, por parte de varios afiliados de VOX en Don Benito (Badajoz). Según la víctima, paseaba por la ciudad cuando, tras encontrarse con la mesa informativa del partido ultraderechista, fue insultado (maricón, pajero) y agredido (puñetazos, patadas, golpes en la cabeza) por su condición sexual y expresión de género.

«Yo noté que se estaban riendo de mí, no sé si por mi forma de vestir o por cómo llevo el pelo, y lo que me salió fue sacarles el dedo», asegura el joven, que prefiere no decir su nombre por miedo a represalias.

Tras eso, comenzó un cruce de insultos: “Me dijeron hijo de puta y yo les contesté, no me quedé callado. Caí en su trampa, evidentemente”, cuenta el joven a La Marea. La tensión comenzó a subir hasta que una de las personas que se encontraban bajo la carpa empezó a acercarse al joven. «Yo en ningún momento me acerqué a la tienda. Primero, porque no me apetecía. Segundo, porque tengo dos dedos de frente; y tercero, porque no hay que acercarse ahora con el coronavirus. Fueron ellos los que vinieron a por mí», señala al mismo medio.

«Ahí fue cuando ya no vi de dónde me venían los golpes. Me dijeron de todo sobre mi condición sexual: marica, pajero, desviado… Me defendí como pude hasta que apareció un policía local. Fueron ellos los que me dijeron que presentase una denuncia», relata.

A pesar de lo sucedido, Vox Badajoz ha intentado manipular los hechos para situar a sus militantes como víctimas, no como agresores, asegurando en su denuncia que fue el joven quien, tras hacer fotos a los integrantes de la mesa, comenzó a increparles. Y sostiene que la intención de los afiliados del partido al acercarse al joven era calmarle. Sin embargo, el parte medico realizado al joven señala una herida de 3 centímetros en la cabeza.

Asociaciones LGTBI de Extremadura han manifestado en un comunicado la “más enérgica condena ante lo sucedido y nuestro apoyo firme y solidario con la víctima”, condenando “la campaña de manipulación de los hechos efectuada por Vox, pretendiendo situar mediáticamente a la víctima como agresor y a los agresores como víctimas en un burdo intento de tergiversar la realidad y en un ejemplo más de bulo LGTBIfóbico generador de odio”

Piden, asimismo, que se “investiguen la agresión con prontitud y diligencia para, como recoge la Ley LGTBI de Extremadura, por un lado garantizar ‘protección efectiva frente a cualquier acto de violencia o agresión contra la vida, la integridad física o psíquica o el honor personal que tenga causa directa o indirecta en la orientación sexual, identidad de género, expresión de género, diversidad corporal o pertenencia a grupo familiar’ y, por otro, sancionar como infracción muy grave lo que sin duda serían ‘comportamientos constitutivos de acoso, realizados en función de la orientación sexual identidad o expresión de género de una persona, que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra su dignidad, creando un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo para la misma’”.

Comisión 19M tuit

Desmontando los mitos contra la izquierda y los derechos LGTBi

«¿Qué dirigente de derechas se ha disculpado alguna vez, o ha expresado un mínimo de remordimiento por la persecución y  la negación de derechos que sistemáticamente ha infligido a este colectivo?»

@CervantesFAQs
“Abandonen ese odio histórico de la izquierda contra los homosexuales”. Esta frase, pronunciada en la tribuna del Congreso por Santiago Abascal, líder de Vox, un partido abiertamente LGTBófobo, representa perfectamente cómo, desde ciertos sectores de la derecha y de la equidistancia, se sigue creyendo a pies juntillas un falso argumento basado en el principio de la transposición. A la ultraderecha le encanta acusar al adversario de los propios errores y defectos, en una maniobra de distracción para que no les recordemos que es la derecha fanática la que añade el odio al colectivo LGTBi a su lista de machismo, racismo y neoliberalismo. Por ello, en Vox hacen gala una vez más de hipocresía, agitando viejos fantasmas para intentar relacionar comunismo con homofobia. ¿Dicen la verdad, o es otra de esas mentiras a las que el partido de Abascal ya nos tiene acostumbradas? 

Para comprobar si es cierto “ese odio histórico de la izquierda contra los homosexuales” del que tanto acusa un homófobo como Abascal, empecemos por nuestro país. En 1954, el dictador Franco reformó el Código Penal para castigar cualquier práctica no heterosexual. A partir de la muerte del dictador se empezaron a crear agrupaciones dedicadas a defender los derechos del colectivo LGTBi. Una de las primeras, el Movimiento Democrático de Homosexuales en Madrid, la fundaron en 1977 militantes del Partido Comunista de España (PCE), que además hasta ese año había estado ilegalizada por Franco, en una práctica que le gustaría por lo visto repetir ahora a Vox, que ha pedido la ilegalización de partidos. Al año siguiente, en febrero de 1978, el PCE presentó una enmienda a la proposición de Ley para modificar la Ley de Peligrosidad Social formulada por el PSOE que criminalizaba al colectivo. Así que fue gracias al Partido Comunista que se consiguió por fin despenalizar la homosexualidad en nuestro país. Nueve años más tarde, conjuntamente con Izquierda Unida, trabajaron para que se eliminasen las fichas policiales generadas por “homosexualidad masculina o femenina”.

Llegaron los años 90 y el Gobierno del PP de Aznar, uno de los mentores de Abascal junto a Esperanza Aguirre. Un Gobierno abiertamente LGTBófobo (recordemos perlas como las “peras y manzanas” de Ana Botella, o los insultos al colectivo repetidos por Manuel Fraga), que rechazó las diferentes proposiciones de ley de los partidos de izquierda que querían legalizar el matrimonio igualitario. Hizo falta que llegara a la presidencia el socialista Zapatero para que dicho matrimonio fuera una realidad en 2005, con la oposición total del PP, que incluso presentó un recurso finalmente desestimado por el Tribunal Constitucional en 2012. Por el camino, otros logros conseguidos por la izquierda fueron la adopción por parte de parejas no heterosexuales, las leyes de igualdad autonómicas, la indemnización a personas represaliadas durante el franquismo por su orientación sexual, identidad o expresión de género, o la cobertura por la Seguridad Social de tratamientos sanitarios para el colectivo. Y, a día de hoy, está en marcha una proposición de ley, a propuesta de Unidas Podemos, para la protección de los derechos de las personas trans.     

¿Qué dirán nuestros queridos ultras cuando les expliquemos todo esto? Lo mismo que dicen siempre cuando se encuentran sin argumentos: atacar a su enemigo favorito, el comunismo, señalando a los dos países, según ellos, causantes de todos los males antes de que llegara Venezuela: la URSS y Cuba. Aquí tenemos que detenernos a hacer autocrítica, pero también a contar la historia completa, y no solo lo que a la ultraderecha le conviene. En la Unión Soviética, constituidos los bolcheviques en el Gobierno en 1918, se excluyeron del Código Penal los “actos de sodomía”. Cuatro años después entró en vigor el nuevo Código Penal Soviético, en el que se confirmó una excelente noticia: la URSS fue el primer país del mundo en despenalizar la homosexualidad. ¿Dónde está la crítica entonces? En la contrarrevolución de Stalin, quien volvió a penalizar la homosexualidad masculina en el 34, pero que encontró fuerte resistencia en reputadas comunistas como Clara Zetkin o Aleksándra Kolontái, quienes siguieron defendiendo a personas homosexuales. Este paso atrás dado por el estalinismo colocó a la URSS al lado de países occidentales que no legalizaron la homosexualidad hasta los años 70, 80 ó 90. Por cierto, en la Alemania dividida, tanto en la parte oriental como en la occidental se despenalizó en el mismo año (1969) pero con una diferencia: mientras que la capitalista RFA mantuvo el artículo 175a, el cual provenía del nazismo y fijaba la edad de consentimiento homosexual en 21 años frente a los 18 del heterosexual, la socialista RDA hizo un mayor avance al eliminar por completo el 175 y solo mantuvo el artículo 151, que establecía el consentimiento homosexual en 18 años frente a los 16 del hetero.

Si seguimos avanzando por la Historia llegamos a Cuba, donde se despenalizó la homosexualidad al mismo tiempo que en España, en 1979. Por contextualizar, países profundamente capitalistas como Reino Unido, Chile o Estados Unidos, no la despenalizaron hasta 1981, 1999 y 2003 respectivamente. La diputada comunista y destacada activista por los derechos LGTBi, Mariela Castro (sobrina de Fidel e hija de Raúl Castro) creó en 1989 el CENESEX, Centro Nacional de Educación Sexual. Reconocido internacionalmente, desde 2003 el Partido Comunista cubano se comprometió oficialmente a defender esta institución pública que fue fruto de varios grupos de trabajo en funcionamiento desde 1972. Uno de los logros cubanos para el colectivo llegó en 2008, cuando se aprobó que la cirugía de reasignación de sexo para las personas que así lo desearan fuera gratuita. ¿Dónde está la crítica entonces? En los primeros años de la Revolución, que en 1965 incluyeron la formación de las UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción), las cuales servían como alternativa al servicio militar para religiosos y homosexuales. En 1968, y tras las quejas de diversas asociaciones, el Gobierno las cerró. Ya en el año 2010, Fidel Castro ofreció una disculpa pública, calificando los hechos como “una gran injusticia”. Aun así, a Vox y sus partidarios les ciega su anticomunismo y siguen atribuyendo falsamente al Che Guevara la creación de las UMAP, cuando él había dejado el Gobierno un año antes y se había marchado al Congo y a Bolivia, donde lo asesinaron. Pero que la realidad no te estropee un titular tendencioso.

El mundo lleva siglos siendo LGTBófobo. La izquierda es consciente de ello, y de que en momentos concretos algunos dirigentes que ya hemos citado cometieron, como entonó su mea culpa Fidel, una gran injusticia que desde la izquierda se condena firmemente, a la vez que se lucha sin descanso y sin medias tintas por los derechos del colectivo, ya sean sexuales, identitarios, sociales o laborales. ¿Ese es el “odio histórico de la izquierda contra los homosexuales”, haber peleado por la causa LGTBi y que la derecha solo recuerde algo de lo que un gobernante ya se disculpó públicamente? ¿Qué dirigente de derechas se ha disculpado alguna vez, o ha expresado un mínimo de remordimiento por la persecución y  la negación de derechos que sistemáticamente ha infligido a este colectivo? Los franquistas que fusilaron a Lorca por ser de izquierdas y gay, y que persiguieron, torturaron y mataron a muchas otras personas, jamás han pedido perdón. Tampoco los nazis, que hicieron lo mismo durante un Holocausto que asesinaba bajo excusas raciales, ideológicas y sexuales. La izquierda ha hecho autocrítica sobre sucesos que tuvieron lugar durante el stalinismo o durante aquellos tres años en Cuba: ¿Ha hecho autocrítica alguna vez la derecha? ¿Y la Iglesia? ¿Y el capitalismo, un sistema que aprovecha una lucha por los derechos humanos para hacer negocio con las vidas de quienes son más vulnerables, mientras les niega derechos básicos en trabajo o sanidad? Esos son los fundamentos de una derecha que debería lavarse la boca antes de hablar de una izquierda que ha conseguido tantas conquistas y que ha entendido, ha aprendido, ha rectificado. Recuérdalo la próxima vez que escuches a simpatizantes de Vox gritar maricón como su insulto favorito, o veas a sus políticos indignarse al contemplar banderas arcoiris.

Queman la bandera arcoíris del Ayuntamiento de Ajofrín, en Toledo, y el pueblo responde colgando una mayor

La alcaldesa ha realizado un llamamiento a todos los vecinos de Ajofrín a manifestar su repulsa contra este tipo de actos, así como a «seguir luchando en todos los ámbitos para que ninguna persona sea discriminada».

La localidad toledana de Ajofrín ha sido escenario este fin de semana de la intolerancia que, con pinceladas, se viven durante las jornadas anteriores y posteriores al Día del Orgullo LGTBI, al haber sido quemada la bandera arcoíris que colgaba en la fachada del Ayuntamiento.

La alcaldesa de Ajofrín, la socialista María Isabel Alguacil, señaló a través de un comunicado ha señalado que el sábado, cuando fue realizado el acto vandálico, fue «uno de los días más tristes» de su equipo de Gobierno. La regidora lamenta que 50 años después «parece que no hemos avanzado nada». «Todos los años dicho colectivo reclama visibilidad el 28 de junio por todas las ciudades. No sería necesario si todos respetáramos a dichas personas y no sufrieran vejaciones a día de hoy», señala Alguacil.

Debido a esta situación, Alguacil ha realizado un llamamiento a todos los vecinos de Ajofrín a manifestar su repulsa contra este tipo de actos, así como a «seguir luchando en todos los ámbitos para que ninguna persona sea discriminada».

Desde el propio Gobierno municipal, en respuesta a los intolerantes, se ha colgando de la balconada del Consistorio una nueva bandera arcoíris, de mayor tamaño que la anterior.

La FELGTB acusa al PSOE de «atentar contra la dignidad de las personas trans»

La federación señala que “el PSOE es el partido que más ha logrado en relación a nuestros derechos, este reconocimiento no implica un crédito infinito».

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans  y Bisexuales (FELGTB) y Fundación Triángulo, las dos entidades LGTBI más representativas a nivel estatal, acusa al PSOE de «atentar contra la dignidad de las personas trans» tras conocerse la difusión de un argumentario interno promovido por la vicepresidenta Carmen Calvo contra la «teoría queer».

En este documento se subraya la idea de que «el sexo es un hecho biológico» y carga contra los partidarios de esta teoría al alegar que la «autodeterminación sexual» supone «desdibujar a las mujeres como sujeto político y jurídico, poniendo en riesgo los derechos, las políticas públicas de igualdad entre mujeres y hombres y los logros del movimiento feminista».

La presidenta de FELGTB, Uge Sangil, y el presidente estatal de Fundación Triángulo, José María Núñez Blanco, explican que, aunque “el PSOE es el partido que más ha logrado en relación a nuestros derechos, este reconocimiento no implica un crédito infinito en cuanto a la defensa de la diversidad sexual, del progreso, de la igualdad del colectivo LGTBI”. 

“Si el PSOE ampara textos como el titulado “Argumentos contra las teorías que niegan la realidad de las mujeres”, promovido por la secretaria de Igualdad del partido, Carmen Calvo, en el que, en base a teorías mal entendidas, se atenta contra la dignidad de las personas trans, estará renunciando a defender los derechos del colectivo LGTBI al posicionarse voluntariamente en contra de la igualdad”, asegura Sangil.

 “Mujeres que excluyen a otras mujeres en situación de extrema vulnerabilidad, como son las mujeres trans, no pueden dirigir las políticas de igualdad de un partido que siempre ha defendido los derechos sociales. Están impidiéndonos avanzar como sociedad y, en 2019, ya frenaron con sus argumentos transfobos la Ley Estatal LGTBI que el PSOE se había comprometido a aprobar”, asegura la presidenta de FELGTB. 

En este sentido, el presidente estatal de la Fundación Triángulo, José María Núñez Blanco, recuerda que “el argumentario recientemente publicado confronta con la agenda del Ministerio de Igualdad del Gobierno de España, con el programa del gobierno de coalición y con los compromisos previamente adoptados por el PSOE, que ya en 2017, presentó en el Congreso una proposición de ley para que las personas trans pudieran cambiar su género en el registro civil “sin precisar más requisitos que la declaración expresa de la persona interesada”. 

Además, ha puesto de manifiesto que “la autodeterminación de género de las personas trans ha sido exigida por varios organismos internacionales, entre ellos Amnistía Internacional o el Consejo de Europa, así como la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) que despatologizó la transexualidad en 2018”.

Las presidencias de ambas entidades reiteran que “desde el colectivo LGTBI siempre hemos defendido que en el feminismo cabemos todas. El reconocimiento de las mujeres trans no implica el borrado de las mujeres, implica reconocer una diversidad ya existente. No hay una única forma de ser mujer, todas somos víctimas del patriarcado y del machismo y tenemos las mismas reivindicaciones”. 

“Queremos al PSOE de Pedro Zerolo, no a uno que acoge a un supuesto feminismo transexcluyente que confunde a la población y olvida lo más importante: que mientras se pierde en debates teóricos ya obsoletos, en la calle, hay personas, sobre todo, mujeres, abandonadas a su suerte sin una legislación que las proteja”, aseguran. 

FELGTB y Fundación Triángulo recuerdan que el PSOE ha sido siempre un ejemplo de defensa de los derechos del colectivo LGTBI y que fue pionero en el reconocimiento de los derechos de las personas trans con la aprobación de la “Ley de Identidad de Género” en 2007.   

Por eso confían “en que este gobierno progresista cumpla con sus compromisos electorales y garantice la igualdad de derechos de todas las personas lesbianas, gais, trans y bisexuales a través de la aprobación de una Ley Integral Trans y de Igualdad Social y No Discriminación de las personas LGTBI”.

Vídeo | Agreden a la expareja de Pepón Nieto al grito de «Viva Vox»: «Me han pegado una paliza por ser maricón»

«Viva España» y «viva Vox», gritaban los energúmenos que apalizaron al deportista.

Un nuevo caso de homofobia y un nuevo caso de intolerancia de los fanáticos de la extrema derecha de Vox. Álvaro Fernández, jugador de rugby y expareja del actor Pepón Nieto, ha denunciado que ha sufrido una agresión homófoba de parte de algunos simpatizantes de VOX. Mientras le pegaban, según ha contado, los agresores gritaban «viva Vox».

Ha sido a través de un vídeo publicado en su cuenta de Facebook. En él, relata cómo sucedió todo: «Hace un buen rato que he llegado a casa pero bueno, me han pegado una paliza por ser maricón».

Y él no duda en tachar a los agresores de simpatizantes de VOX por los gritos que hicieron mientras le pegaban, ya que no paró de escuchar «viva VOX» y «Viva España» de boca de sus agresores.

La víctima ha mostrado un diente partido a causa de los golpes recibidos: «Uno más, hijos de puta», ha señalado. Y a los comentarios que ha recibido ha añadido que además «me han pegado una patada entre tres».

Vídeo | Esto es lo que hace la extrema derecha en Polonia el día de la celebración del orgullo LGTBi

4.000 fanáticos de extrema derecha se organizaron para cargar contra la marcha por la igualdad al grito de «Bialystok libre de pervertidos».

El 21 de junio del año pasado, Bialystok, Polonia, celebró su primera marcha por la igualdad LGTBI, pero algo hizo que, lo que en otras ciudades fuese un ambiente festivo, en está ciudad polaca se convirtiese en una batalla.

Rodeados por la policía antidisturbios, alrededor de 1,000 manifestantes orgullosos caminaron por las calles de la ciudad de Bialystok, en el noreste del país, mientras miles de fanáticos de extrema derecha arrojaban petardos, rocas y botellas de vidrio. Los contra-manifestantes gritaban «Dios, honor y patria» y «Bialystok libre de pervertidos», mientras los manifestantes del orgullo corearon «Polonia libre de fascistas».

La policía dijo que unos 4.000 ultras participaron en manifestaciones contra la marcha. La violencia condujo a la detención de 20 personas sospechosas de cometer delitos de agresión, incluido el uso de amenazas e insultos contra oficiales.

La policía mantuvo un anillo protector alrededor de los manifestantes del orgullo durante la marcha de tres horas. La ciudad de 298,000 personas está ubicada en la región conservadora de Podlasie, un bastión del partido derechista de Derecho y Justicia de Polonia, conocido por sus siglas PiS.

Según los grupos antirracismo, Bialystok se ha convertido en sinónimo de sus fuertes movimientos de extrema derecha. «Muchos de los actos de agresión xenófoba se han cometido en Podlasie en comparación con otras regiones de Polonia», dijo a CNN Rafal Pankowski, del grupo anti-extremismo Never Again.

El histórico primer matrimonio igualitario en Costa Rica, el primer país de Centroamérica en reconocerlo

Tras años de lucha, el 26 de mayo marca un momento histórico para la comunidad LGBT+ de Costa Rica y de toda Centroamérica.

Costa Rica se ha convertido este martes 26 de mayo en noticia ya que se convertirá en la primera nación de Centroamérica en permitir que las parejas del mismo sexo contraigan matrimonio.

Miles de personas cuyo deseo era que los matrimonios con personas del mismo sexo fuesen reconocidos por la ley, han esperado durante años este momento histórico.

A las 00:01 se llevó a cabo el primer matrimonio entre dos mujeres. Alexandra Quirós de 29 años y Daritza Araya de 24 contrajeron matrimonio frente a una notaria en una ceremonia que se realizó en Heredia y que fue retransmitida en redes sociales y en la televisión estatal por la organización «Sí, Acepto» y en la que participaron Mónica Naranjo, Lila Downs, Manuel Obregón y Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y también testimonios y mensajes desde otros países.

Aunque la ceremonia de Alexandra y Daritza es la primera de matrimonio igualitario que se efectúa en Costa Rica tras su legalización, en el Registro Civil esperan a ser oficializadas otro medio centenar de estas uniones.

El matrimonio entre personas del mismo sexo en Costa rica fue reconocido a raíz de una resolución de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de la República el 8 de agosto de 2018, mediante la cual se resolvieron dos acciones de inexistente inconstitucionalidad interpuestas contra normativa del Código de Familia que explícitamente prohibía las uniones entre personas del mismo sexo.

Para esa sentencia, la Sala Constitucional adoptó lo señalado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en su Opinión Consultiva 24/17, en la que señaló que los Estados miembros del Pacto de San José debían garantizar el acceso de las parejas homosexuales a las figuras ya existentes, incluyendo el matrimonio. La Sala dio un plazo de 18 meses para la entrada en vigencia de la inconstitucionalidad de las normas y urgió a la Asamblea Legislativa a modificar las leyes acorde al fallo emitido. En cualquier caso, tal resolución sería efectiva a partir del 26 de mayo de 2020 como máximo.

Sin embargo, el acceso al matrimonio para las parejas del mismo sexo sigue estando vetado en la mayoría de los países de América Latina como Bolivia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana.

En Argentina, Brasil, Colombia y Uruguay sí está garantizado en la ley, en México solo en algunos de los 32 estados del país y tanto Chile como Ecuador sí reconocen la unión civil, pero no con la figura del matrimonio.

Europa es el continente con más naciones que reconocen el matrimonio igualitario, un total de 17 naciones ofrecen esa opción en sus leyes de un total de 30 de todo el mundo.

En América lo aceptan Canadá y Estados Unidos, en el continente africano solo Sudáfrica, en Asia solo Taiwán y en Oceanía lo aceptan Australia y Nueva Zelanda.

Por el contrario, según el informe Homofobia de Estado 2019 de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex, 67 países criminalizan la unión de dos personas del mismo sexo.