Santiago Abascal sorprende a propios y extraños al relatar la incoherencia argumental de que al partido de extrema derecha le "importan los españoles independientemente de su color, de su edad, de su sexo y de su orientación sexual".
Lanzan estas amenazas a Díaz por haber repartido entre los trabajadores del campo un cuestionario sobre sus condiciones laborales
«Pedazo concierto, eh, Hermann», «¿Ves? Te has puesto nervioso. Mucho público. Yo entiendo», le dice su cuidadora.
Su mujer, que también estaba enferma, se ha trasladado a vivir con un familiar.
"La gente, a los 30, todo el día sin hacer nada, no puede ser", señala la entrevistada.
"Estáis hablando con un desconocimiento absoluto del sistema educativo", riño la docente.
Uno de los agresores golpeó a uno de los trabajadores que lo grababa, lesionándolo en la mano.