El Alto Tribunal ha declarado que la relación existente entre un repartidor (rider) y la empresa Glovo tiene naturaleza laboral.
La empleada contaba con una antigüedad reconocida desde febrero de 1986.
El Govern pide colaboración de la ciudadanía para que las personas que hubieran estado en el restaurante entre el 10 y el 14 de este mes se hagan una prueba PCR.
El magistrado señala que "hay que aplicar la ley, pero también garantizar el derecho a la vivienda, sin generar miedo social por intereses económicos".
La denuncia presentada por el trabajador destapó un modo de captar a trabajadores en situación irregular y engañarlos.
El sindicato anarcosindicalista Solidaridad Obrera ha procedido a demandar judicialmente ante la Audiencia Nacional al Sindicato de Vox.
Estos trabajadores no cuentan con comedores o lugares a la sombra en los que puedan descansar.