"Yo renuncié al tercer día, lo mismo hicieron otras compañeras y las condiciones empeoraron porque no había gente para cubrir turnos y se recortaron los descansos"