Vídeo | Netanyahu: «Las mujeres y los niños son animales con derechos»

Netanyahu crea polémica al comparar la crueldad animal con la violencia contra las mujeres

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Benjamín «Bibi»​Netanyahu es el actual primer ministro de Israel. También se desempeña actualmente como miembro de la Knéset, el Parlamento del país, y es presidente del partido Likud. Ayer realizó unas polémicas declaraciones durante una conferencia contra la violencia machista celebrada este lunes en donde afirmó que «las mujeres son animales […] con derechos», según informa The Times of Israel.

«Las mujeres no te pertenecen a ti, las mujeres no son un animal al que puedas golpear», improvisó el mandatario, quien llegó a una extraña conclusión: «Si somos compasivos con los animales, entonces, las mujeres son animales, los niños son animales. Animales con derechos. Y este problema [la violencia contra las mujeres] debe ser eliminado del mundo».

Posteriormente, la Oficina del Primer Ministro emitió una declaración en respuesta a los informes del incidente, que dijo que estaban distorsionados. “El primer ministro Netanyahu, que habló desde el fondo de su corazón hoy sobre los derechos de las mujeres y contra cualquier violación de ellos, solo dio un ejemplo de abuso en una pequeña parte de su discurso cuando también habló sobre el daño a los animales, pero de ninguna manera tenía la intención de compararlos ”, dice el comunicado.

La conferencia tuvo lugar en vísperas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra cada 25 de noviembre. Ha habido 19 asesinatos de este tipo en lo que va de año, frente a los 13 de 2019, según el sitio de noticias Ynet. En 2018, 25 mujeres fueron asesinadas por alguien que conocían, el número más alto en años.

Netanyahu abandonó a las mujeres

La violencia contra las mujeres en Israel ha impulsado protestas recientes que piden reformas. Los manifestantes han destacado el hecho de que la Knesset aprobó en 2017 un plan nacional para luchar contra la violencia doméstica, pero desde entonces ha sido abandonado a la espera de una financiación que no llega a pesar de que las cifras empeoran. Los activistas dicen que la mayoría de los NIS 250 millones aprobados (71 millones de dólares) aún no se han transferido a las autoridades pertinentes.

La policía y las organizaciones de servicios sociales también han informado de un aumento importante en las denuncias de violencia doméstica desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

Un párroco de Yecla dice que la Ley Celaá busca excusas para «matar» a niños con discapacidad

El cura de Yecla se suma a los bulos contra la ley Celaá

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El pasado domingo, José Antonio Abellán, párroco de la Basílica de ‘La Purísima’ de Yecla, ha afirmado durante la misa, en referencia a la educación especial de la Ley Celaá, que dicha ley busca integrar a los niños con necesidades especiales en los colegios ordinarios para que «estorben» y «entonces digan: ¿veis? Estos niños es que ni siquiera tienen que existir: hay que matarlos».

Abellán dice que «ahora mismo, tristemente, aparece ese nuevo proyecto de ley que dice que hay que quitar los colegios de educación especial: ¿sabéis lo que significa? Que para quién hace esas leyes esas personas no valen nada».

Y explicó: «No es para que todos estén al mismo nivel; no pueden, más quisiéramos, pero no pueden. Hay que atenderlos de una manera especial. Vamos a sacarlos fuera para que incomoden».

«Cualquier criatura que venga con un defecto psíquico o físico hay que matarla porque estorba en la sociedad. Y nosotros los cristianos decimos no: cualquier persona en cualquier circunstancia tiene un alma y su alma es perfecta porque ha sido creada por Dios», añadió el cura.

Para José Antonio Abellán, esta situación recuerda a la guerra civil en España en los que «te podían pegar siete tiros por ser cristiano» y la represión que sufren los católicos en la actualidad en otros países.

En realidad, lo que dice el texto es que «el Gobierno, en colaboración con las Administraciones educativas, desarrollará un plan para que, en el plazo de diez años los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad».

Y añade: «Las Administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios».

El cura de Yecla se suma a criticar con bulos la ley Celaá como el partido de ultraderecha Vox, que primero en su programa electoral eliminaron la educación especial y luego se erigen como sus salvadores y cuando los medios ponen en evidencia su cambio de discurso se retractan y dicen que ha sido un error tipográfico.

Pero esta no es la única polémica de José Antonio Abellán. En 2019 pidió durante la celebración de una misa que los católicos votasen al partido que vaya «a defender mejor los derechos de Dios».

«Los derechos de Dios son el respeto a la persona humana, defender la vida, defender el matrimonio, defender la familia, defender la procreación natural de los hijos, defender la atención al enfermo y al débil y moribundo. Nunca la muerte de nadie, siempre la vida», enumeraba el párroco.

Vídeo | Entrevista a Quico, el último maqui antifranquista

Enlace de la Federación de Guerrillas León-Galicia desde los 15 años, guerrillero desde los 22, con 95 Quico sigue en la lucha.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Sergio Gregori entrevista en en Furor TV a Francisco Martínez «Quico», con 95 años el último guerrillero antifranquista con vida, el último maqui. Formó parte de la guerrilla armada de León-Galicia entre 1947 y 1951 y se define hoy día como guerrillero contra el olvido. Se exilió a Francia en 1951 –ya que fue condenado a muerte por el régimen franquista– y retorno a España en 1977.

Dice que fue hijo de campesinos de la República, con padres republicanos, y que le enseñaron maestros de la República. “Mi padre, Daniel, era un socialista muy implicado en el Movimiento Revolucionario de Asturias en el 34”.

«Los cadáveres llenaban las cunetas. Mi padre tuvo que ocultarse», relata. Cuenta Quico que se organizaban «para la lucha en una guerrilla sin ideología, frentepopulista». «Los guerrilleros dormíamos en las casas de la gente, ¿qué era eso del monte? Era un movimiento del pueblo».

Una entrevista imprescindible:

Ortega Smith, denunciado ante la Fiscalía por presunto delito de odio

Más Madrid ha denunciado al diputado ultra al considerar que su discurso contra la Cañada Real se centra en una determinada etnia o procedencia

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, y la edil Pilar Sánchez presentarán este lunes un escrito en la Fiscalía General del Estado contra el diputado y concejal Javier Ortega Smith por la posible constitución de un delito de odio por el contenido del vídeo grabado durante la manifestación de vecinas de Cañada Real contra los cortes de luz.

Javier Ortega Smith grabó y subió un vídeo a Twitter el pasado 17 de noviembre durante la protesta de vecinas de la Cañada Real tras 37 días sin luz. Dejó sin suministro a las 900 familias que en la actualidad viven en el Sector 6 de la Cañada Real, el más vulnerable de este ámbito. «Los niños se mueren de frío, se levantan llorando de frío», describía una de las vecinas a Europa Press.

Situado a las espaldas de las mujeres, grabándolas únicamente a ellas y dirigiéndose a estas vecinas, todas ataviadas con hiyab, declaraba a cámara que «hay que ayudar a los españoles que no llegan a final de mes, a la gente honrada que trabaja, que se ha quedado sin su puesto de trabajo» y que «lo que no hay que fomentar es la cara dura y el delito de quienes okupan viviendas, de quienes roban la luz y que encima pretenden vivir de las subvenciones».

El vídeo hace un recorrido por la protesta, en la que se pudieron ver pancartas con lemas como ‘La luz no es un lujo, es un derecho’ y ‘Queremos pagar luz, como todos’. En la cuenta de la red social el vídeo se subió con un tuit en el que aseguran que Vox está «con la España que trabaja y a la que nadie ayuda». «¡Fuera paguitas a los que vienen a vivir del cuento y a delinquir!», lanzaban.

«Están delante del Ayuntamiento protestando porque quieren utilizar de manera ilegal la luz. Cuando los trabajadores españoles pagan a final de mes sus facturas, ellos quieren la luz gratis, quieren enganchar a la luz, hacer un robo de energía eléctrica y encima protestan porque no se les entrega», sostenía el secretario general de Vox.

Más Madrid elevará a Fiscalía este escrito al considerar que su discurso se centra en una determinada etnia o procedencia, ha adelantado la formación, además de contraponerlos con «los españoles que no llegan a fin de mes, la gente honrada que trabaja», lo que constituye, a juicio del grupo municipal, un posible delito de incitación al odio y la violencia.

Una solución urgente para la Cañada Real

La Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid suscribieron el convenio de realojo hace más de dos años. En este tiempo se ha dado un nuevo hogar a 150 familias que vivían en la zona de antigua vía pecuaria sin asfaltar.

El proceso está siendo muy lento. El área de Familias, Igualdad y Bienestar Social asegura que «es una prioridad la dignificación de las condiciones de vida y eso pasa por reestablecer la luz», aunque mes y medio después de los primeros cortes masivos no hay todavía una salida.

Choque Smith-Errejón

La semana pasada se celebró una manifestación en Cibeles para protestar por la situación en la Cañada Real y tanto Smith como Íñigo Errejón, líder de Más Madrid, se han posicionado sobre este asunto, donde incluso han llegado a los enfrentamientos personales.

Tras subir a la red el vídeo al que hace referencia este artículo.La respuesta de Íñigo Errejón no tardó en llegar: «Bravucones con lo de abajo, serviles con los de arriba. Aquí un rentista propietario de 11 casas en Madrid, cargando contra los más vulnerables. Cobardía y miseria moral», fue su comentario.

En la réplica de Smith subió el tono y llegó al insulto, amplificando el incidente: «Mira Milhouse, esto no es como lo de las becas black de las que vivías del cuento. Si quieren luz gratis, se la pagas tu, o que se la pague su rey alauita de Marruecos. ¿Entiendes casta?, la España que trabaja no está para vuestra demagogia».

El Gobierno más progresista de la historia tampoco está haciendo nada por el Sáhara Occidental

Han pasado 29 largos años de espera en campamentos en mitad del desierto, y la traición española se ha prolongado a través de todos y cada uno de los diferentes Gobiernos que ha pasado por Moncloa desde entonces.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Artículo original de Juan Teixeira en Eulixe

El pueblo saharaui fue abandonado por España en 1975, quedándose solo ante el invasor marroquí. La desigual guerra se prolongó hasta 1991, cuando el Sáhara Occidental optó por la legalidad internacional y agarrarse a la resolución 1514 de la ONU, que asegura (de palabra) el derecho a un referéndum de autodeterminación para los saharauis. Sin embargo, han pasado 29 largos años de espera en campamentos en mitad del desierto, y la traición española se ha prolongado a través de todos y cada uno de los diferentes Gobiernos que ha pasado por Moncloa desde entonces. Ahora que Marruecos ha violado el alto el fuego y el conflicto armado parece reactivarse, el actual Gobierno debe decidir si hace honor al apelativo de «más progresista de la historia», o sigue el ejemplo de Felipe González y se desenmascara como una simple vuelta de tuerca más al régimen del 78.

Así nos lo han metido en vena desde el minuto uno: el pacto entre Unidas Podemos y el PSOE ha logrado el Gobierno más progresista de la historia de España. Sin embargo, si analizamos la realidad esta afirmación empieza a sonar un poco excesiva. Así por encima, en los últimos meses el Gobierno más progresista de la historia le ha subido la asignación a la Casa Real y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ha empezado a dar pasos hacia la privatización de la educación, ha mantenido la Ley Mordaza y no ha llevado a cabo la prometidisima reforma laboral, ha ayudado a escapar y ha acogido a un golpista extranjero (Leopoldo López), ha creado una especie de centro de detención inhumano para migrantes en un puerto canario… y, por supuesto, tampoco está haciendo nada por la ex provincia española ahora atacada por Marruecos.

De este modo, cada día que pasa el Gobierno de coalición PSOE-UP se parece un poco más al de Felipe González. Muchas consignas socialistas, mucho hablar de progreso, de devolverle la dignidad al pueblo, de acabar con las injusticias sociales y la desigualdad, de frenar a la casta y los intereses de la oligarquía… y poca iniciativa para hacerlo realidad. Y digo poca porque algo hay. Sería injusto decir que en el poco tiempo que ha estado al mando, y teniendo en cuenta la delicada situación económica y sanitaria, el Gobierno no haya hecho nada positivo. Se han hecho cosas muy interesantes y que se deben valorar.

Sin embargo a muchos nos queda el regusto de que no son más que pinceladas sueltas sobre un inmenso lienzo que ya está pintado. Y el ejemplo más evidente de que el Gobierno más progresista de la historia en realidad no es más que otra vuelta de tuerca al régimen del 78 lo tenemos en el trato que están dando a la provincia número 53 de España.

DONDE DIJE DIGO…

Antes de llegar al Gobierno, dirigentes tanto de Podemos como de Izquierda Unida eran firmes defensores del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, olvidado injustamente por España y abandonado a su suerte ante el invasor marroquí. En 2014 Pablo Iglesias participó en la 39 Conferencia de Apoyo al Pueblo Saharaui, donde aseguró que la cuestión saharaui es «un nuevo ejemplo de divorcio entre la casta política y los intereses de la mayoría de la población». También dijo que «la población española es prosaharaui, pero quienes nos han gobernado parece que son pronegocio, que ésa es su única patria», e incluso hizo un llamamiento a la comunidad internacional, especialmente a la UE y el Gobierno español, «para que asuman su responsabilidad», exigiendo «que se cumpla la legalidad internacional y los derechos humanos». También recordó que «España sigue siendo administrador y soberano del Sahara Occidental, así que jurídicamente Marruecos está invadiendo un territorio colonial español y explotando ilegalmente sus recursos». Iglesias llegó a referirse a los saharauis como “nuestros hermanos que no serán abandonados” e incluso se atrevió a finalizar su discurso con un «¡Viva la lucha del pueblo saharaui!«.

El miedo que inspira Podemos al vecino marroquí.Pablo Iglesias con el fallecido presidente saharaui Mohamed Abdelaziz

Otro de los firmes defensores de la causa saharaui era Alberto Garzón, quien expresó en reiteradas ocasiones su «compromiso firme con el pueblo saharaui y sus reivindicaciones de autodeterminación». En 2015, Garzón acusó a España y a Occidente de «mirar hacia otro lado» ante el «genocidio de Marruecos» en el Sáhara, en una reunión mantenida con el entonces presidente saharaui Mohamed Abdelaziz . En 2016, tanto Garzón como Iglesias pidieron en un manifiesto con otras personalidades una fecha para la celebración del referéndum en el Sahara.

Recordemos que en su programa electoral de 2019, Unidas Podemos aseguraba en su epígrafe 118 que“España tiene una responsabilidad histórica con el Sáhara Occidental, con sus gentes y con la solidaridad entre nuestros pueblos”,  asegurando que “apoyará con acciones concretas el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui”.

Ahora que Iglesias y Garzón forman parte del Gobierno, parece que ese énfasis se ha ido diluyendo como lágrimas en la arena, y todas esas proclamas se han ido reduciendo con el paso del tiempo. Desde que llegaron al Gobierno, el silencio en torno al Sáhara Occidental ha sido casi absoluto. Ahora que Marruecos ha tomado la decisión de reactivar el conflicto al entrar en en el paso fronterizo de Guerguerat (territorio liberado por el Frente Polisario), ambos se han limitado a escribir en su cuenta de Twitter sobre la resolución de la ONU del 13 de febrero de 1995:

TuitUP

Pero obviamente ni Iglesias ni Garzón tienen ningún tipo de competencia ni responsabilidad en la política exterior del Estado español, que recae plenamente en el Ministerio de Asuntos Exteriores y en la propia Presidencia, ambas en manos de sus socios de Gobierno del PSOE. Y ya conocemos la profunda amistad entre el PSOE y Marruecos, por lo que cualquier movimiento en contra de los intereses de Mohammed VI por parte de Pedro Sánchez sería una noticia extremadamente sorprendente.

La única esperanza de hacer justicia en el Sáhara Occidental recae de este modo en la presión que puedan ejercer los socios más «progresistas» del Gobierno. Ojalá tenga que comerme mis palabras, pero algo me dice que esta esperanza terminará como la de mi padre en el socialismo de Felipe González…

EL PSOE Y MARRUECOS, UNA HISTORIA DE AMOR

Aunque un par de tuits puedan parecer poco (que lo es), menos todavía se está haciendo desde el Gobierno por el Sáhara Occidental por parte de quien tiene competencias para ello. Ni una sola mención al derecho reconocido legalmente por la ONU del pueblo saharaui a la autodeterminación. Todo lo que ha dicho el actual ejecutivo a este respecto lo hemos escuchado el pasado viernes 13 en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores donde el Gobierno de España insta a las partes a retomar el proceso negociador y a avanzar hacia una solución “política, justa, duradera y mutuamente aceptable”. Suena bonito en lenguaje diplomático internacional. Sin embargo en lenguaje coloquial se traduce de la siguiente manera: «por nuestra parte no vamos a hacer nada, las cosas se quedan como están, pero nos preocupa muuuucho que os hagáis daño, así que no os apuntéis a la cara».

comunicadoMinisterioAE

Pero la historia de traición del PSOE con el Sáhara Occidental no es nueva. Uno de los capítulos que jamás se olvidarán en los campamentos saharauis se produjo el 14 de noviembre de 1976. Tan solo un año antes, España había regalado el Sahara Occidental a Marruecos y Mauritania, en una apasionante y triste historia en la que tiene mucho que ver el actual monarca a la fuga Don Juan Carlos I. En ese momento tan convulso y con la guerra tan presente, el entonces secretario general del PSOE Felipe González viajó a los territorios liberados del Sahara Occidental (por aquel entonces no había Twitter), donde pronunció un acalorado e intenso discurso en defensa del pueblo saharaui:

Para nosotros no se trata ya del derecho de autodeterminación, sino de acompañaros en vuestra lucha hasta la victoria final (…) A medida que nuestro pueblo se acerca a la libertad, será mayor y más eficaz el apoyo que podamos prestar a vuestra lucha. El partido está convencido de que el Frente Polisario es el guía recto hacia la Victoria Final del pueblo saharaui y está convencido también de que vuestra república independiente y democrática se consolidará sobre vuestro pueblo y podréis volver a vuestros hogares. Sabemos que vuestra experiencia es la de haber recibido muchas promesas nunca cumplidas. Yo quiero, por consiguiente, no prometeros algo, sino comprometerme con la Historia. Nuestro partido estará con vosotros hasta la victoria final – Felipe González, 1976.

Tras estas palabras, Felipe González fue Presidente de España durante 14 años. No volvió a mover un dedo por el Sáhara. Es más, movió ambas manos en su contra, para recoger el dinero y los favores procedentes de la monarquía alauita que oprime al pueblo saharaui, y que llevaron a Felipe a veranear ya en su retiro dorado en la ciudad marroquí de Tánger en un palacete de 2,5 millones de euros, e incluso realizar unas declaraciones en las que alabó la “integridad territorial” de Marruecos, defendiendo la ocupación ilegal sobre el Sáhara, y terminando de este modo la última etapa de su viaje hacia la traición, la deslealtad y la infamia con la que siempre recordaremos a este vil personaje.

Pero con Felipe González no terminó la relación amorosa del PSOE con Marruecos. El siguiente presidente «socialista» tampoco movió un dedo por el Sáhara Occidental. Y en la única crisis relacionada con este tema que vivió en su mandato, la resolvió barriendo una vez más hacia Marruecos. Se trata de la huelga de hambre realizada en el aeropuerto de Lanzarote por Aminetu Haidar, una activista saharaui detenida y expulsada de El Aaiún en 2009, tras ser galardonada por su defensa de los derechos humanos. Su huelga duró más de 30 días, en los que su estado de salud empeoró por momentos. La solución socialista para Haidar, de la mano de Zapatero y Moratinos, fue darle a elegir entre pedir asilo político, la nacionalidad española o solicitar un nuevo pasaporte a Marruecos. Haidar sin embargo solo quería volver a su casa. La gestión de esta crisis fue duramente criticada por el Frente Polisario. Un año después de este episodio Zapatero se reunió con Mohammed VI, y al comienzo de dicha reunión los micrófonos captaron una frase del entonces Presidente español que no debía hacerse pública y que resume a la perfección la situación: «La foto es lo más importante».

Ya este año, y más en concreto el pasado 17 de junio, el senador y responsable de Relaciones y Política Internacional de EH Bildu, Gorka Elejabarrieta, pidió explicaciones al Gobierno español sobre la responsabilidad del Estado español con el Sáhara Occidental a través de una pregunta escrita. La respuesta del «Gobierno más progresista de la historia» fue lavarse las manos con frases como: «…España se considera desligada de toda responsabilidad de carácter internacional con relación a la administración del Sahara Occidental desde la carta enviada el 26 de febrero de 1976 por el Representante Permanente de España ante Naciones Unidas al Secretario General de la ONU»; o «…España no figura como potencia administradora en la lista de territorios no autónomos de Naciones Unidas…».

LA RESPONSABILIDAD HISTÓRICA DE ESPAÑA CON EL SÁHARA

Esta cínica forma de lavarse las manos y mirar para otro lado durante décadas por parte de España choca frontalmente con la realidad del conflicto saharaui y su historia reciente. Haciendo un breve repaso, veremos que el Sáhara Occidental fue reclamado como territorio por España en 1885, aunque la ocupación efectiva del interior del territorio no se realizó hasta 1934. Debido a enfrentamientos con nacionalistas saharauis, el gobierno español decide otorgar al Sahara español el estatus de provincia española en 1969, dejando así de ser una colonia.

Y fue provincia hasta 1975, momento en el que Estados Unidos da luz verde a un proyecto secreto de la CIA, financiado por Arabia Saudí, para arrebatar el Sahara Español a España, debido a su importancia geoestratégica, pero sobre todo por ser una tierra rica en fosfatos, hierro, petróleo y gas. Como tantos otras zonas del mundo, su riqueza se convirtió en su pobreza.

En este momento de la historia, en el año 1975 y con el dictador Francisco Franco en las últimas, es donde entra en juego la pieza clave de la historia reciente del Sáhara Occidental: Juan Carlos I. Obsesionado con llegar a reinar, el Borbón decide jugar sus cartas y alinearse con Estados Unidos para que le apoye en su proceso de coronación tras la muerte de Franco. Una de las condiciones de Estados Unidos es clara: la cesión del Sáhara a Marruecos. Juan Carlos acepta, y se activa la operación, que consiste en invadir la provincia española mediante una marcha de unos 350.000 ciudadanos marroquíes que se harían pasar por antiguos habitantes de la zona. Se trata evidentemente de la famosa Marcha Verde.

Los campos de minas y los legionarios se retiraron de la frontera. La ONU, atónita ante los acontecimientos, urge a Hassan II a retirarse y a respetar la legalidad internacional. El Consejo de Seguridad se pronunció aprobando la resolución 380, en la que «deplora la realización de la marcha» e «insta a Marruecos a que retire inmediatamente del territorio del Sáhara Occidental a todos los participantes en la marcha», así como volver a hacer un llamamiento al diálogo. Sin embargo, todo estaba pactado ya.https://platform.twitter.com/embed/index.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1328457516062302213&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fwww.eulixe.com%2Farticulo%2Fsociedad%2Fgobierno-mas-progresista-historia%2F20201106184421021393.html&siteScreenName=eulixe&theme=light&widgetsVersion=ed20a2b%3A1601588405575&width=550px

Desde entonces, la legalidad internacional y los derechos humanos de todo un pueblo han pasado a un segundo plano. De nada sirve que ningún país del mundo reconozca la soberanía marroquí sobre el Sáhara, lo que ha primado en este conflicto es el mantenimiento de las relaciones entre el reino de Marruecos y el reino de España, para beneficio exclusivo de los dirigentes y grandes empresarios de ambos países, y sufrimiento del pueblo saharaui.

Se podría decir que las cosas siguen exactamente igual que cuando el enorme Julio Anguita dijo lo siguiente a este respecto:

así pasaron los años y las décadas, con un pueblo abandonado y engañado tras continuas promesas incumplidas, daño colateral de verse envuelto en una guerra geoestratégica y comercial que escapa a sus posibilidades de actuación. En concreto se cumplen ya 45 años de la traición española, a pesar de la cual, los saharauis volvieron a apostar por la legalidad internacional y la no violencia en 1991 con la firma del Alto el Fuego.

Desde entonces, la ONU defiende (de palabra) su derecho a un referéndum de autodeterminación a través de la resolución 1514. Sin embargo, han pasado ya 29 años desde entonces, y la situación es la misma: Marruecos reprime, encarcela, tortura, ocupa y silencia al pueblo saharaui sin ningún tipo de contemplación ni condena internacional. Es más, cuenta con el apoyo de Francia y EEUU como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, y de España como primer socio comercial, lo que le asegura que puede hacer y deshacer a su antojo, como estamos viendo ahora con la invasión del paso de Guerguerat.

Con este panorama, la juventud saharaui sabe que no tiene nada que perder y obviamente ha aprendido que están solos en esta guerra, lo que los empuja irremediablemente a desear empuñar las armas contra el agresor marroquí. Y lo cierto es que bastante han aguantado ya.

Sabemos que el PSOE no hará nada que pueda molestar a Mohammed VI. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska viajará mañana (viernes 20 de noviembre de 2020) a Rabat para reunirse con Abdelouafi Laftit, su homólogo marroquí, con el objetivo de tratar el problema de la crisis migratoria en Canarias. Precisamente la política migratoria, junto a los intereses empresariales y geoestratégicos, están muy por encima de los derechos humanos y la responsabilidad histórica para los sucesivos Gobiernos españoles en el conflicto del Sáhara.

De este modo, puede ser que una de las pocas oportunidades de frenar la actual escalada de violencia en el Sáhara resida en las presiones que se puedan ejercer sobre el Gobierno español para imponer de una vez la legalidad y el respeto a los Derechos Humanos en este conflicto. Y quien tiene la mejor posibilidad de hacerlo es el actual socio de Gobierno del PSOE. Pablo Iglesias dijo en su momento que este es un asunto de «dignidad, de legitimidad y de justicia». Veremos si ahora él y Alberto Garzón son coherentes con sus palabras, y si siguen el ejemplo de Julio Anguita o el de Felipe González. De momento su silencio los acerca más al segundo.

Eulixe

La declaración de Chomsky en el juicio contra Assange: «El poder necesita la oscuridad»

«Julian Assange, al defender con valentía las creencias políticas que la mayoría de nosotros decimos compartir, ha prestado un gran servicio a todos los pueblos del mundo que aprecian los valores de la libertad y la democracia»

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El pasado 1 de octubre terminaron en Londres las audiencias encaminadas a dictaminar la extradición a Estados Unidos de Julian Assange –calificadas como una “farsa” por algunos juristas, diplomáticos y periodistas de reconocido prestigio­.

Quienes creemos en la libertad de expresión y la necesidad de respetar derecho internacional esperamos con preocupación el dictamen de la nada imparcial jueza del caso, la británica Vanessa Baraitzer, previsto para el 4 de enero de 2021. Hasta entonces, queremos recordar las palabras del académico Noam Chomsky dirigidas al tribunal de Westmister en defensa de Assange:

Informe pericial del profesor Noam Chomsky para el caso del Gobierno de los Estados Unidos contra Julian Assange

“[…] Me han preguntado si el trabajo y los actos de Julian Assange podían considerarse “políticos”, cuestión que, según parece, podría tener una importancia crucial para su extradición a Estados Unidos, país que pretende juzgar a Assange acusado de espionaje por haber desempeñado un papel en la divulgación de información que el gobierno de Estados Unidos no deseaba hacer pública.

Ya he comentado con anterioridad cuál es mi opinión sobre el tema que se me pregunta ahora. Los siguientes párrafos constituyen mi punto de vista. Confirmo mi valoración de que las opiniones y acciones del Sr. Assange deben entenderse en relación con las prioridades del gobierno.

Un profesor de ciencias políticas de la Universidad de Harvard, el prominente politólogo liberal y asesor del gobierno Samuel Huntington, observó que «los estrategas del poder en Estados Unidos deben crear una fuerza que pueda sentirse pero no verse. El poder se mantiene fuerte cuando permanece en la oscuridad. Cuando se le expone a la luz solar, comienza a disiparse”. Huntington dio algunos ejemplos significativos de la verdadera naturaleza de la Guerra Fría. Al hablar de la intervención militar estadounidense en el exterior comentó que «a veces tiene que vender la intervención o cualquier otra acción militar de modo parezca que estamos luchando contra la Unión Soviética. Esto es lo que lleva haciendo Estados Unidos desde la Doctrina Truman” y hay muchos ejemplos de este principio rector.

Las acciones de Julian Assange, que han sido tachadas de criminales, son acciones que sacan a la luz el poder, acciones que pueden hacer que el poder se disipe si la gente aprovecha la oportunidad de convertirse en ciudadanos independientes de una sociedad libre en lugar de someterse dócilmente a un amo que actúa en secreto. Esta fue la decisión de Assange y desde hace mucho tiempo se sabe que el pueblo tiene la capacidad de desvanecer el poder.

Un destacado pensador que entendió y explicó esta realidad fundamental fue David Hume, quien escribió sobre los Principios del Gobierno en una de las primeras obras modernas de teoría política hace más de 250 años. La redacción que usó fue tan clara que me limitaré a citarle textualmente. Hume descubrió que «nada sorprende más que ver la facilidad con que la mayoría es gobernada por unos pocos y observar la sumisión implícita con la que los hombres han entregado sus propios sentimientos y pasiones a la voluntad de sus gobernantes. Cuando nos preguntamos de qué manera pudo haber sucedido esta maravilla vemos que, estando la fuerza siempre del lado de los gobernados, los gobernantes no tienen nada que los apoye excepto la opinión. Decir que un gobierno está justificado es, pues, sólo una cuestión de opinión y esta máxima se extiende tanto a los gobiernos más despóticos y más militarizados como a los más liberales y populares”.

De hecho, Hume subestima la efectividad de la violencia, pero sus palabras son particularmente relevantes en el caso de sociedades en las que la lucha popular de muchos años ha logrado conquistar un grado considerable de libertad. En tales sociedades, como la nuestra, por supuesto, el poder está de hecho del lado de los gobernados y los gobernantes no tienen nada que los apoye excepto la opinión. Ésta es una de las razones por las que la enorme industria de las relaciones públicas se ha convertido en la mayor agencia de propaganda en la historia de la humanidad, una influencia que ha crecido y alcanzado sus formas más sofisticadas en las sociedades más liberales, Estados Unidos y Gran Bretaña. Esta institución nació hace aproximadamente un siglo, cuando las élites se dieron cuenta de la libertad que se había conquistado hacía imposible controlar a la población por la fuerza, y que por tanto era preciso controlar las actitudes y las opiniones.

Las élites intelectuales liberales también entendieron esto, por lo que insistieron –echando mano de otras citas– en que debemos deshacernos del «dogmatismo democrático según el cual las personas son los mejores jueces de sus propios intereses». No es así. Son «intrusos ignorantes y problemáticos» y, por tanto, hay que «ponerlos en su lugar» para no molestar a los «hombres responsables» que gobiernan por derecho propio.

Una de las formas de controlar a la población es actuar en secreto para que los intrusos ignorantes y problemáticos se queden en su sitio, alejados de los mecanismos de poder que no les conciernen. Este es el principal objetivo cuando se clasifican los documentos internos. Cualquiera que haya rastreado los archivos de documentos que se han hecho públicos se dará cuenta rápidamente de que lo que se mantiene en secreto rara vez tiene que ver con la seguridad, excepto con la seguridad de los gobernantes ante su enemigo interno, la propia población. La práctica es tan común que resulta bastante superfluo ilustrarla. Solo mencionaré un caso contemporáneo.

Si observamos los acuerdos comerciales mundiales, el del Pacífico y el del Atlántico, veremos que en realidad son acuerdos sobre los derechos de los inversores disfrazados de libre comercio. Se negocian en secreto. Existe una disposición para una ratificación parlamentaria al estilo estalinista, sí o no, lo que por supuesto significa que sí, sin discusión ni debate, lo que en Estados Unidos se denomina aprobación por la «vía rápida». Para ser precisos, no se negocian completamente en secreto. Los hechos son conocidos por los abogados corporativos y los cabilderos que redactan los detalles de modo que protejan los intereses del partido que representan y que, por supuesto, no es el público. El público, por el contrario, es un enemigo al que debe mantenerse en la oscuridad.

El supuesto crimen de Julian Assange, al esforzarse por descubrir secretos gubernamentales, es violar los principios básicos del gobierno, levantar el velo del secreto que protege el poder de miradas ajenas y evita que se disipe pues, digámoslo de nuevo, los poderosos entienden que levantar el velo puede hacer que el poder desaparezca. Incluso puede conducir a una auténtica libertad y democracia si un público despierto llega a comprender que la fuerza está del lado de los gobernados y que puede ser suya si deciden controlar su propio destino.

En mi opinión, Julian Assange, al defender con valentía las creencias políticas que la mayoría de nosotros decimos compartir, ha prestado un gran servicio a todos los pueblos del mundo que aprecian los valores de la libertad y la democracia y, por lo tanto, exigen el derecho a saber lo que están haciendo sus representantes electos. Esas mismas acciones son las que le han llevado a sufrir una persecución cruel e intolerable.

Firmado: Noam Chomsky, 12 de febrero de 2020.

Nota: la recogida de firmas contra la extradición de Assange sigue abierta en https://rsf.org/en/free-assange

Fuente: consortiumnews.com – Traducido para Rebelión por Paco Muñoz de Bustillo

Vídeo | El Ayuntamiento de Madrid amenaza con el desahucio a 250 personas en Malasaña

210 adultos y 40 menores podrían quedarse en la calle el próximo martes 24 de noviembre en un desahucio ilegal promovido por el Ejecutivo de Almeida en plena crisis sanitaria

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El próximo martes 24 de noviembre se notificará el desahucio de 210 adultos y 40 menores que viven en el antiguo Palacio de la Infanta Carlota, situado en la Calle Luna número 32, en el madrileño barrio de Malasaña. Todo esto en plena crisis sanitaria por Covid19.

El Ayuntamiento de Madrid pretende echar a estas familias a la calle sin autorización judicial, con los recursos de los vecinos sin resolver y vulnerando la legislación española, la internacional y los derechos humanos que protegen la inviolabilidad del domicilio y el derecho a una vivienda.

Se trata de un edificio expropiado por el Ayuntamiento de Madrid en el año 2011 a un especulador iraní. En aquel momento, el Ayuntamiento informó a los vecinos que entonces vivían en el inmueble y pagaban su alquiler a dicho especulador que debían dejar de hacerlo. En 2019 el Ayuntamiento comunicó a los habitantes de este lugar el desalojo del mismo.

Imagen

Los vecinos han denunciado que el Ayuntamiento pretenda realizar el desahucio “sin haber promovido soluciones habitacionales para las familias vulnerables que allí viven, muchas de las cuales son víctimas de la economía irregular y del desempleo provocado por la pandemia”.

Explican que los servicios sociales han ofrecido verbalmente habitaciones o pisos compartidos hasta un máximo tres meses, pero ninguna propuesta ha sido formal o por escrito, a pesar de que las familias así lo han pedido.

Las asociaciones ACIBU y SOS Malasaña han denunciado esta situación, añadiendo el hecho de que se pretenda desalojar a estas familias en el momento de pandemia que se está viviendo en el país.

Jordi Gordon, de SOS Malasaña, denuncia que este caso deriva de la especulación inmobiliaria que convirtió el antiguo Palacio de la Infanta Carlota en 35 apartamentos por parte de la empresa iraní Cintia. Una reforma que se llevó a cabo en la era Gallardón, y que resultó en un atentado al patrimonio histórico artístico, según denuncian en el comunicado remitido por las y los vecinos afectados.