Cerebro y universo: ¿evolucionan de la misma forma?