Charles Dickens escribió sobre la crisis de la difteria de 1856 (y todo suena muy familiar)