De la misma forma que en su día en España, Portugal había sido hasta ahora inmune a la ola de extrema derecha que recorre Europa. En este caso, CHEGA! ha entrado con mucha más timidez de lo que lo hizo su equivalente español, pero desde esa posición de poder podrá lanzar sus soflamas populistas cargadas de racismo, intolerancia y homofobia.

La ultraderecha entrará por primera vez en el Parlamento de Portugal a través de este partido, que ha logrado en las elecciones legislativas de este domingo un diputado,  poniendo fin al estatus de Portugal como único país del sur de Europa sin presencia ultra en su Parlamento. No es la primera vez que la ultraderecha concurre a unas elecciones legislativas lusas, pero sí es la primera vez de Chega, que suma el 1,3 % de los votos. 

CHEGA! introduce en la cámara un diputado, Andé Ventura, el líder de la formación, que lleva años protagonizando polémicas por sus incendiarias declaraciones, y ahora por fin ha llegado al Parlamento, lo que, por cierto, significa que va a recibir subvenciones del Estado. Ventura ha cargado ya de forma pública contra el matrimonio homosexual, los gitanos o la acogida de refugiados.

Ventura, como en su día hizo Santiago Abascal, ha pedido «calma» a quienes le señalan como extremista y antidemocrático. «Chega es un partido democrático. No hay razón para alarmas ni ataques inusitados. Chega no viene a minar la democracia», aseguró.

La irrupción de Chega coincide con la caída del PSD (centroderecha), que obtuvo hoy un 28,4 % de los votos, su resultado más bajo desde 1983, y del democristiano CDS-PP, que cae al 4,3 % de los sufragios. Ante los malos resultados, la líder de los democristianos, Assunção Cristas, anunció que deja el liderazgo del partido y que convocará un congreso extraordinario para encontrar sucesor lo antes posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.