La Embajada de China en España ha informado este jueves de que los test rápidos que adquirió España para diagnosticar casos de Covid-19 fueron comprados a una empresa sin licencia.

El director del centro de Alertas y Emergencias sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido el error en la rueda de prensa de este jueves, confirmado que se trata de un lote de 9.000 pruebas -de los 340.000 kits ‘rápidos’ adquiridos por el Ministerio de Sanidad- que «se validaron nada más llegar» y «que se ha descubierto que no tenían las características esperadas».

Según informa El País, Sanidad ha informado de que la partida de test erróneos ha sido localizada en la Comunidad de Madrid y ya se ha dado orden para que sea retirada. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Exteriores afirman que la remesa de pruebas defectuosas notificadas no fueron adquiridas por el Gobierno, sino que forma parte del montante de test adquiridos por «alguna comunidad autónoma» en particular.

Según el citado medio, las pruebas rápidas fabricadas por la mencionada empresa china tienen una sensibilidad del 30% cuando debería ser superior al 80%. «Con ese valor no tiene sentido usar estas prueba», afirma uno de los microbiólogos que ha analizado esta herramienta sanitaria.

Las pruebas de Covid-19 fallidas fueron enviadas al Instituto de Salud Carlos III y a algunos hospitales y ahora, tras conocer el error, el Ministerio ha obligado a que la empresa «cambie de lotes» al comprobarse que las validaciones de la partida «no corresponden con lo que venía en la certificación».

Simón ha informado de que el Ministerio «ha conseguido otros proveedores» y está trabajando «muy intensamente» para conseguir descargar todos los test rápidos a los laboratorios españoles. 

China dice que no se le hizo caso.

Según la versión de la Embajada de China en España, el Gobierno desoyó las recomendaciones del Ministerio de Comercio de China, que ofreció al Gobierno «una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology -a quien se le compró la partida- no estaba incluida».

«Shenzhen Bioeasy Biotechnology no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de #China para vender sus productos», confirmó la embajada.

Publicidad