El bloque de la calle Argumosa 11, en el cada vez más cotizado barrio de Lavapiés de Madrid, se está volviendo tristemente célebre debido a la especulación inmobiliaria.

A todos los vecinos les llegó hace tiempo un burofax para que abandonaran las casas o aceptaran una subida del alquiler del 300% en la mayoría de los casos. Así ha sido desde que la inmobiliaria Proindivisos S.L. comprara la mayoría de las viviendas del edificio y se negara a negociar con los inquilinos unas condiciones acordes a sus bajos ingresos. 

El pasado febrero, cuatro familias fueron desalojadas de sus viviendas en el mismo bloque, el foco más visible del conflicto por una vivienda asequible en una de las ciudades españolas donde más se han disparado los precios del alquiler en los últimos años.

Hoy han vuelto a desahuciar a otra familia en el bloque. Miriam, su marido y sus hijos menores no han podido asumir un aumento del alquiler de 320 a más del doble. 

«Es que no tengo a dónde ir. Toda mi familia está viviendo en hostales. Pepi, Juani, Mayra… todos vivíamos en este edificio y ya han sido desahuciados«, explicaba la afectada a Público a finales de mayo, cuando fue paralizado su desahucio gracias a los movimientos sociales. 

El anterior gobierno de Carmena, que ya fue muy criticado por su materia de vivienda, al menos ofrecía alternativas temporales a los desahuciados más vulnerables, pero nadie espera nada del nuevo gobierno del Partido Popular, Ciudadanos y Vox.

Llama la atención también la poca ayuda que ofrece el gobierno. Esto queda reflejado y expuesto cuando se tira de hemeroteca y vemos que Pedro Sánchez decía en febrero que la «política» no había llegado a tiempo al desahucio de 4 familias. Parece que seis meses todo sigue igual.

«¿Es que acaso «la política» va a seguir sin llegar a tiempo?«, se preguntan desde el Sindicato de Inquilinas de Madrid, citando el vídeo. La política ha dejado otra vez que gane la banca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.