El ozono es el contaminante cuyos niveles permitidos más se exceden

Un estudio ha analizado el impacto que tiene el ozono troposférico en la mortalidad diaria en España. El ozono es un contaminante que prácticamente afecta al 96% de la población a nivel europeo y causa en nuestro país unas 500 víctimas al año aproximadamente. Las personas realmente susceptibles a esto son los niños y ancianos, o individuos que padecen patologías previas.

El ozono troposférico es responsable del 0,2% de las muertes prematuras en 400 estudiadas por un equipo internacional en el que ha participado el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que se acaba de publicar en British Medical Journal.

Los efectos provocados por la inhalación de ozono, señalados por Ecologistas en Acción, son irritación de los ojos y las vías respiratorias superiores, incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares.

El ozono es el contaminante cuyos niveles permitidos más se exceden, según asegura Miguel Ángel Ceballos, responsable de calidad del aire de Ecologistas en Acción, cuya organización ha llevado a los tribunales a distintas comunidades autónomas o tiene recursos administrativos interpuestos en todas las que incumplen los niveles legales en España y la Unión Europea, de 120 microgramos por metro cúbico.

Galicia, Asturias, Cantabria y Canarias son las únicas comunidades autónomas que no lo incumplen. Y aunque las comunidades que lo incumplen están obligadas a implantar planes para recortar estos niveles, solo Extremadura lo tiene y es muy deficiente, lleva un año y medio pero no se han reducido los niveles. La Región de Murcia es, aparte de Extremadura, la única que está tramitando un plan de este tipo.

Los planes para reducir los niveles de ozono van desde la disminución del tráfico motorizado, la adopción de las mejores técnicas industriales disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua, el ahorro y la eficiencia energética y el cierre de las centrales térmicas de carbón. Además, la ONG apuesta por un Área de Control de Emisiones (ECA) para el Mar Mediterráneo, la penalización fiscal a los vehículos diésel y una moratoria para las nuevas grandes explotaciones ganaderas intensivas.

Las principales fuentes de contaminación del aire en Europa son el transporte y las centrales térmicas y las plantas industriales. En España, contaminan con la misma proporción los gases emitidos por los tubos de escape del tráfico rodado (32,5%) y las plantas industriales o productoras de energía (32,4%). Las partículas suspendidas (PM) se producen por la combustión de los vehículos que circulan por las ciudades y, en especial, por los motores diésel.

El gasto sanitario por enfermedades agravadas por la contaminación atmosférica supera ya los 1,2 billones de euros en Europa.

Entre los contaminantes ambientales más perjudiciales figuran los óxidos de nitrógeno (NO2), que son los que más muertes provocan en España (en torno a 6.000 al año), seguidos de las partículas en suspensión (2.600 muertes anuales) y el ozono troposférico (más de 500), y otros como el dióxido de azufre, el monóxido de carbono o el plomo. Cuando se suman las muertes causadas por los contaminantes citados y otros, estas ascienden a esas más de 10.000 al año en España.

Publicidad