Covid-19 persistente: detectados más de 50 efectos a largo plazo