La noche del 10 al 11 de agosto Blas Infante Pérez de Vargas fue fusilado después de que varios falangistas le detuvieran en su casa, un mes después del golpe de Estado militar que inició la Guerra Civil española.

El órgano de Gobierno en Andalucía ha desatado la polémica en Twitter con este mensaje:

La cuenta oficial del Parlamento de Andalucía ha calificado su asesinato como de «fallecimiento por fusilamiento», ordenada por el general golpista Gonzalo Queipo de Llano y ejecutada en la noche del 10 al 11 de agosto de 1936 por las tropas franquistas.

Y las réplicas y críticas al órgano de gobierno andaluz en manos de PP y Cs no han tardado en multiplicarse. Una de las más destacadas ha sido la de la coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, quien ha pedido la “rectificación inmediata” al considerar que llamar “fallecimiento” a un “asesinato” implica una falta de respeto «a las víctimas y a la historia de Andalucía».

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.