Del baile de la libélula al lenguaje de los humanos: el comportamiento de las especies marca su evolución