Una vez más, el gobierno holandés se convierte en el principal escollo para la salida de la crisis derivada del coronavirus de los países más afectados. De nuevo, se ha opuesto a las propuestas que defienden los países del sur para hacer frente a la crisis provocada por la covid-19, entre ellas, suscribir deuda conjunta. El país noreuropeo defiende ahora que los recursos destinados a los diferentes países se concedan como créditos y no como ayudas o subvenciones.

Desde Holanda, y el resto de los «países frugales», insisten allí han hecho los deberes fiscales, reducida su deuda, mientras que los países del sur gastan demasiado, viviendo por encima de sus posibilidades y sin hacer nada para reducir la deuda.

Sin embargo, Luis Miguel González, economista y activista de Attac España y de Red MTT, ha puesto sobre el tapete otra razón por la que Holanda no quiere que el sur de europa obtenga beneficios fiscales. Explica que «históricamente Holanda ha tenido siempre superávit o pequeños déficits públicos (excepto durante los años más duros de la anterior crisis financiera), pero achacar esas situaciones a una supuesta virtud en la gestión pública o el actuar como un paraíso fiscal no es correcto».

Imagen

El economista señala que «esto no es correcto, porque ese análisis obvia la balanza comercial y la contabilidad nacional. En concreto el análisis de balances sectoriales, que nos dice que el saldo del sector privado de una economía es = al déficit público más el saldo del sector exterior».

«Y claro, si miramos el saldo de la balanza comercial de Holanda nos encontramos con que tiene siempre superávit, mientras que España siempre tiene déficit», subraya.

Imagen

Según González, esa situación de desequilibrio comercial en economías con diferentes divisas «se arregla dejando en libre fluctuación sus monedas. La divisa del país importador se deprecia y la del país exportador se aprecia. Los tipos de cambio actúan como estabilizador automático».

«Luego, esa riqueza que se nos va vía balanza comercial nos retorna vía balanza de capitales, esto es, en forma de créditos. Aumentando el endeudamiento de familias y empresas (el sector privado). Un chollo para los países exportadores», añade el economísta.

«Solo hay que ver los saldos comerciales netos que tenemos con los países «socios» para saber a quienes no les interesa que esto cambie».

Imagen

«Y vaya! De los tres principales países con los que tenemos déficit comercial con dos compartimos moneda y son los que no nos quieren dar transferencias…», agrega.

El análisis de González nos lleva a una respuesta a este bloqueo: «A los bancos Holandeses y Alemanes les renta mucho prestar a las empresas españolas, porque pueden cobrar intereses más altos que los que cobrarían en sus países. Esto es debido a la famosa prima de riesgo».

Imagen

«Es el chollo del siglo», añade el economista. «Usan nuestro mercado para colocar su excedente productivo, luego nos prestan el dinero que les pagamos a tipos más altos que los que tendrían en su país. Para colmo debido al mercado único, el euro y el dogma del déficit 0 no podemos defendernos», destacada.

González finaliza añadiendo que esta situación «la acabaremos pagando los de siempre a través de: recortes en sanidad, educación, pensiones, becas y sueldos». El vaticinio del miembro de Attac y Red MMT denuncia que «mientras tanto nuestra burguesía, esa que fue incapaz de competir en los mercados europeos y que es culpable de déficit comercial, culpando a su propio Gobierno».

Publicidad