El actor Willy Toledo, acusado de un delito contra la libertad de conciencia y de ofensa a los sentimientos religiosos y otro delito de obstrucción a la justicia, se sentará en el banquillo el próximo lunes, 17 de febrero, a las 11.30 horas en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid.

«Yo me cago en dios, y me sobra mierda pa cagarme en el dogma de ‘la santidad y virginidad de la Virgen María’. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda», se quejaba Toledo el 5 de julio de 2017, ante la noticia de que «tres compañeras», como se refiere a ellas, fueran a ser juzgadas por la procesión del Coño Insumiso por las calles de Sevilla en 2014.

La asociación Abogados Cristianos, en nombre del Altísimo y la Virgen María, interpuso una denuncia contra el actor y pide 22 meses de multa para él. En esta redacción no sabemos si la asociación realiza la denuncia porque se lo pidió el Santo Padre o si es una iniciativa propia y Abogados Cristianos se niegan a aclararlo.

Tras anunciarse la fecha en la que Toledo tendrá que comparecer por estos graves delitos, los principales afectados por las palabras del actor, Dios y la Virgen María, han decidido manifestar su opinión al respecto a través de una santa paloma que han hecho llegar a nuestra redacción.

«Nos hemos sentido gravemente ofendidos por las declaraciones de Willy Toledo, es una suerte para él y su abogado que no existamos», aclaran en el texto atado a la pata del ave. Tampoco en este mensaje se aclara si la denuncia parte por una iniciativa de nuestro Señor.

«Lamentamos enormemente que la gente decida, sin ningún tipo de remordimiento, cagarse en nuestra persona, y más un rojo como Toledo. Es un acto que no acabamos de entender, ya que hay cosas palpables y reales sobre las que la gente puede realizar sus deposiciones. Un retrete, por ejemplo», señalan en su relato.

«Es una suerte que hayamos sido inventados por la secta cristiana, ya que si no fuese por este hecho, enviaríamos una de las siete plagas a cada uno de los ofensores. Bendiciones para todos. Recen y recuerden que Trump es el demonio«, remacha el comunicado.

Estas manifestaciones son las primeras que llegan desde el cielo desde hace más de 2000 años, aunque no hemos encontrado pruebas reales de que en esa época Dios si quisiese dar a conocer su existencia. Existe un libro llamado ‘La Biblia’ que recoge varias declaraciones de un representante divino en la Tierra del Señor, un tal Jesús de Nazaret, que decía que además de ser él, también era Dios y el Espiritu Santo.

Publicidad