El gobierno de Estados Unidos celebró el «tomar los fondos confiscados con éxito de las ventas de combustible» de Venezuela.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El Departamento de Justicia de Estados Unidos expuso que ha se ha realizado la venta de más de un 1,1 millones de barriles de petróleo refinado. Todos estos barriles fueron previamente confiscados a Venezuela al despojar cuatro buques en alta mar.

«El propietario del barco transfirió el petróleo al gobierno y ahora podemos anunciar que Estados Unidos ha vendido y entregado ese petróleo», dijo John Demers, del Departamento de Justicia norteamericano.

La excusa, ya tan trillada, ha sido que con este dinero Venezuela beneficia a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Esto es debido a que a consecuencia de los bloqueos, Venezuela, ha enfrentado problemas de abastecimiento petrolífero. De este modo tuvo que recurrir al mercado y acordó el intercambio con Irán.

Durante estas transacciones fueron distintas las medidas y amenazas expuestas e interpuestas desde Washington, sobre todo del círculo cercano de la administración Trump.

El pasado 23 de mayo llegaría, no obstante, el primer buque iraní cargado de combustible, pero fue tres meses más tarde cuando desde el Departamento de Justicia de Estados Unidos se informaba de «la mayor incautación de cargamentos de combustible de Irán», «por un monto total de 1.116 millones de barriles de petróleo, que Venezuela ya había pagado», aclara RT.

Esto ha sido tildado por el ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, c como «un acto terrorista deliberado, debidamente planificado», para «causar daños en objetivos estratégicos, como lo es esta planta». 

Publicidad