El ‘BarçaGate’ hipoteca la marca del FC Barcelona