Muchos osos se han trasladado de su territorio habitual de caza debido al deshielo causado por el cambio climático

En los últimos años en el Ártico están aumentando los casos de osos polares que se comen y se matan entre sí. Este comportamiento es consecuencia de la falta de alimento debido al deshielo y la actividad humana que destruye su hábitat.

«Los casos de canibalismo de osos polares son un hecho estudiado desde hace tiempo, pero nos preocupa el aumento de los casos que antes eran una rareza», dijo Ilya Mordvintsev, investigador del Instituto Severtsov de Ecología y Evolución, en declaraciones a la agencia de noticias Interfax . 

Y aunque no es la primera vez que un animal de esta especie se coma a otro, lo preocupante es que cada vez ocurre con más frecuencia.

Los osos polares son carnívoros, llegando los adultos a comer 30 kilos al día y los cachorros 1 kilo. Y aunque se alimentan principalmente de focas y renos, si sufren mucha hambre pueden recurrir al canibalismo, sobre todo los machos que atacan a las hembras con oseznos.

Muchos osos se han trasladado de su territorio habitual de caza debido al deshielo causado por el cambio climático, que durante los últimos 25 años ha hecho que los niveles de hielo del Ártico hayan caído un 40%.

Por ejemplo, la zona del Golfo de Obi, una zona donde los osos polares solían cazar, es ahora una ruta concurrida de barcos que destruyen el hielo de la zona.

Vladimir Sokolov, científico ruso que dirigió varias expediciones del Instituto de Investigación del Ártico y la Antártida, predice que los osos polares tendrán que dejar de cazar en el mar helado y se verán confinados a las orillas de los lagos y los archipiélagos cercanos al polo.

Ilya Mordvintsev, investigador del Instituto Severtsov,apuntaba: “El aumento de los casos de canibalismo también puede deberse, en parte, a que más personas trabajan en el Ártico e informan de este comportamiento. Ahora obtenemos información no solo de los científicos sino también del creciente número de trabajadores petroleros y empleados del ministerio de defensa”, no descartando así la posibilidad de que este comportamiento de los osos sea más habitual de lo que se conocía hasta ahora.

Publicidad