El debate Jason Hickel vs Steven Pinker

0.El 19 de enero pasado, Bill Gates publica este tuit. “Es una de mis infografías favoritas. Mucha gente subestima qué tanto ha mejorado la vida en los últimos dos siglos

1. El 29 de enero, el antropólogo Jason Hickel publicó en The Guardian un artículo titulado “Bill Gates afirma que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado“.  Como bajada del texto, además, se puede leer que “una infografía avalada por el grupo de Davos presenta a la historia de la proletarización coactiva global como un triunfo neoliberal“. El artículo a continuación:

La semana pasada, mientras los líderes mundiales y las élites empresariales llegaban a Davos para el Foro Económico Mundial, Bill Gates tuiteó una infografía a sus 46 millones de seguidores que mostraban que el mundo estaba mejorando cada vez más. “Esta es una de mis infografías favoritas”, escribió. “Mucha gente subestima la cantidad de vida que ha mejorado en los últimos dos siglos”.

De los seis gráficos, desarrollados por Max Roser de Our World in Data, el primero ha atraído por mucho la mayor atención. Este muestra que la proporción de personas que viven en la pobreza ha disminuido del 94% en 1820 a solo el 10% en la actualidad. La afirmación es simple y convincente. Y no es solo Gates quien lo ha tomado. Estas cifras fueron sacadas a relucir el año pasado por todos, desde Steven Pinker hasta Nick Kristof y gran parte del resto de los Davos para argumentar que la extensión global del capitalismo de libre mercado ha sido excelente para todos. Pinker y Gates han ido aún más lejos, diciendo que no deberíamos quejarnos por la creciente desigualdad cuando las mismas fuerzas que entregan tanta riqueza inmensa a los más ricos también están erradicando la pobreza ante nuestros ojos.

Es una narrativa poderosa. Y está completamente equivocada.

Y es que hay una serie de problemas con este gráfico. En primer lugar, los datos reales sobre la pobreza solo se han recopilado desde 1981. Cualquier cosa antes de eso es extremadamente imprecisa, y retraerse hasta 1820 no tiene sentido. Roser se basa en un conjunto de datos que nunca tuvo la intención de describir la pobreza, sino la desigualdad en la distribución del PIB mundial, y eso solo para un rango limitado de países. No existe una investigación real para reforzar las afirmaciones sobre la pobreza a largo plazo. No es ciencia, sino redes sociales.

Lo que revelan los números de Roser es que el mundo pasó de una situación en la que la mayoría de la humanidad no necesitaba dinero en absoluto, a una situación en la que hoy la mayoría de la humanidad lucha por sobrevivir con cantidades de dinero extremadamente pequeñas. El gráfico muestra esto como una disminución de la pobreza, pero en realidad lo que estaba sucediendo era un proceso de despojo que arrastró a las personas al sistema laboral capitalista, durante los movimientos de cercamiento en Europa y la colonización del Sur Global.

Antes de la colonización, la mayoría de las personas vivían en economías de subsistencia donde tenían acceso a abundantes bienes comunes: tierra, agua, bosques, ganado y sistemas sólidos de intercambio y reciprocidad. Tenían poco o nada de dinero, pero entonces no lo necesitaban para vivir bien, por lo que no tiene mucho sentido afirmar que eran pobres. Esta forma de vida fue violentamente destruida por los colonizadores que obligaron a las personas a abandonar las tierras y las llevaron a las minas, fábricas y plantaciones de propiedad europea, donde se les pagó salarios miserables por el trabajo que nunca quisieron hacer en primer lugar.

En otras palabras, la gráfica de Roser ilustra una historia de proletarización coaccionada. No está del todo claro que esto represente una mejora en la vida de las personas, ya que en la mayoría de los casos sabemos que los nuevos ingresos que las personas ganan con los salarios no se acercaron en absoluto a compensar su pérdida de tierras y recursos, que, por supuesto, fueron engullidos. arriba por los colonizadores. La infografía favorita de Gates toma la violencia de la colonización y la vuelve a empaquetar como una feliz historia de progreso.

Pero eso no es todo lo que está mal aquí. La tendencia que se muestra en el gráfico se basa en una línea de pobreza de $1.90 (£1.44) por día, que es el equivalente de lo que $ 1.90 podría comprar en los EE. UU. en el 2011. Es obscenamente bajo para cualquier estándar, y ahora tenemos montones de evidencia que las personas que viven justo por encima de esta línea tienen niveles terribles de desnutrición y mortalidad. Ganar $2 por día no significa que de alguna manera estés repentinamente libre de pobreza extrema. Ni por asomo.

Los académicos han estado pidiendo una línea de pobreza más razonable durante muchos años. La mayoría está de acuerdo en que las personas necesitan un mínimo de aproximadamente $7.40 por día para lograr una nutrición básica y una esperanza de vida humana normal, además de una posibilidad medio decente de ver a sus hijos sobrevivir a su quinto cumpleaños. Y muchos académicos, incluido el economista de Harvard Lant Pritchett, insisten en que la línea de pobreza debería fijarse aún más, de $10 a $15 por día.

Entonces, ¿qué sucede si medimos la pobreza global en el extremo inferior de este espectro más realista: $7.40 por día, para ser más conservadores? Bueno, vemos que la cantidad de personas que viven bajo esta línea ha aumentado dramáticamente desde que comenzaron las mediciones en 1981, llegando a unos 4,2 mil millones de personas en la actualidad. De repente, la feliz narrativa de Davos se desvanece.

Además, los pocos avances que se han logrado prácticamente todos han ocurrido en un solo lugar: China. Es falso, entonces, para Gates y Pinker reclamar estos logros como victorias para el neoliberalismo del Consenso de Washington. Saca a China de la ecuación, y los números se ven aún peor. Durante las cuatro décadas desde 1981, no solo ha aumentado el número de personas en situación de pobreza, sino que la proporción de personas en situación de pobreza se ha mantenido estancada en alrededor del 60%. Sería difícil exagerar el sufrimiento que representan estos números.

Esta es una sonante condena a nuestro sistema económico global, que le está fallando a la gran mayoría de la humanidad. Nuestro mundo es más rico que nunca, pero prácticamente todo está siendo capturado por una pequeña elite. Solo el 5% de todos los nuevos ingresos provenientes del crecimiento global se filtran hasta el 60% más pobre, y sin embargo, son las personas que producen la mayoría de los alimentos y bienes que el mundo consume, trabajando en esas fábricas, plantaciones y minas en las que estaba condenadas hace 200 años. Es una locura, y ninguna cantidad de explicación paternalista por parte de los multimillonarios será suficiente para justificarla.

2. Días después, se publicó una respuesta de Steven Pinker en el blog Why Evolution Is True bajo el título “¿Realmente el mundo se está volviendo más pobre?”.

No estoy seguro de por qué debería ser yo quien defienda el consenso sobre el desarrollo económico global en contra de un ideólogo marxista habilitado por The Guardian; solo soy un científico cognitivo que cita datos de los verdaderos expertos, pero aquí hay algunas observaciones (todas ellas presentes en el capítulo sobre la riqueza en En defensa de la Ilustración).

1) La caída masiva de la pobreza extrema global no es una afirmación presentada por mí, Bill Gates, o las personas que van a Davos, sino por todos los observadores políticamente neutrales que han analizado los datos, incluido el laureado economista Angus Deaton en The Great Escape, las Naciones Unidas (que declararon que su Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la pobreza extrema se había cumplido cinco años antes de lo previsto), y otros expertos en desarrollo global (que refuerzan sus datos con observaciones realizadas mientras pasaban tiempo en los países más pobres), como Stephen Radelet, Charles Kenny y los Roslings. Se puede encontrar una descripción general (como siempre) en Our World in Data de Max Roser en la entrada sobre Global Extreme Poverty.

2) El nivel en el que se establece un límite arbitrario como “la línea de pobreza” es irrelevante: la distribución completa ha cambiado, por lo que la tendencia es la misma donde sea que se trace la línea.

3) No es solo China, o incluso China más India: muchos países pobres han visto reducciones espectaculares de la pobreza, incluyendo Banglades, El Salvador, Etiopía, Georgia, Mongolia, Mozambique, Panamá, Ruanda, Uzbekistán y Vietnam. Esto es más allá de los países ricos que no hace mucho eran muy pobres, como Corea del Sur, Taiwán y Singapur.

4) La imagen del pasado de Hickel es un cuento de hadas romántico, sin citas ni evidencias, y es contradicha por historiadores como Fernand Braudel, que examinaron relatos contemporáneos de la vida en siglos anteriores, e historiadores económicos como Angus Maddison y sus estudiantes que intentaron para cuantificarlo utilizando testamentos, registros gubernamentales y otros datos.

5) La drástica disminución de la pobreza extrema se ve corroborada por medidas de bienestar distintas a los ingresos que se correlacionan con la prosperidad, como la longevidad, la mortalidad infantil, la mortalidad materna, la alfabetización, la educación básica, la desnutrición y el consumo de bienes como ropa, alimentos, teléfonos celulares, incluso la cerveza, todos han mejorado.

6) También se corrobora vía una prueba de cordura a personas que han pasado tiempo en países pobres y han observado cómo es la vida en ellos, no solo expertos en desarrollo, sino también biólogos que conozco que han visitado sus sitios en África anualmente durante muchas décadas. , y quienes han comentado sobre los cambios que se pueden ver a simple vista: tiendas que tienen alimentos, niños que usan zapatos, personas con sobrepeso en lugar de hambrientas, chabolas reemplazadas por bloques de cemento, personas pobres con bicicletas y televisores.

7) La agenda política de Hickel y otros de extrema izquierda es obvia: es humillante para su visión del mundo que los datos muestren mejoras masivas debido a los mercados y la globalización en lugar de un derrocamiento del capitalismo y la redistribución global (consulte la cita sobre David Graeber en “Enlightenment Wars“, y el historial del radicalismo de Hickel en este artículo, publicado originalmente en The Telegraph).

Con los mejores deseos,
Steve.

3. Finalmente, esta carta abierta de respuesta de Hickel aparecida en Jacobin el 13 de febrero pasado.

Querido Steven,

Te estoy escribiendo para responder a una carta que publicaste sobre las afirmaciones que hice en The Guardian sobre la narrativa global de la pobreza. Me dirijo a ti directamente porque creo que es preferible participar en debates cara a cara, y porque me gustaría invitarte a responder a lo que sigue. Esta es una cuestión importante y exige un compromiso serio y honesto.

El punto de mi artículo fue que la historia de la pobreza global es más compleja de lo que usted y Bill Gates han estado dispuestos a reconocer, y los datos no respaldan su narrativa sobre la globalización neoliberal. Permítanme explicar mis puntos clave aquí, para aclarar cualquier confusión, al mismo tiempo que abordo tus comentarios específicos.

Primero, el gráfico de pobreza a largo plazo (1820 hasta el presente) desarrollado por Max Roser y recientemente tuiteado por Bill Gates es engañoso y tiene poca legitimidad empírica. Existen algunas razones para esto.

Los datos reales sobre la pobreza han sido recopilados solamente desde 1981 por el Banco Mundial. Es ampliamente aceptado entre quienes investigan la pobreza global que cualquier dato anterior a 1981 es simplemente demasiado vago como para ser útil, y que remontarse a 1820 es algo más o menos sin sentido.

Los datos de 1820–1970 provienen de una fuente (Bourguignon y Morrisson, 2002) que se basa en la base de datos de Maddison sobre el PIB mundial. Ese dato nunca tuvo la intención de evaluar la pobreza, sino la distribución del PIB, y eso solo para un rango limitado de países. Los datos para el Sur Global son particularmente escasos, y existe muy poco antes de 1900. Los datos no son lo suficientemente sólidos como para sacar conclusiones significativas sobre lo que estaba sucediendo con los sustentos de vida de las personas durante el período colonial.

Es importante reconocer que la gráfica mezcla dos medidas muy diferentes. La medida para 1820–1970 se basa en estimaciones del PIB per cápita, con solo estimaciones aproximadas sobre la participación de los hogares, y tiene poca o ninguna consideración de los bienes y recursos que las personas pueden haber adquirido de sus tierras, de los árboles, de los bosques, de ríos y del mar, y en forma de regalos de familiares. Podríamos tratar de especular sobre la proporción del PIB que tenían las personas más pobres, pero eso es muy diferente de decirnos algo muy útil sobre la pobreza. En contraste, la medida del Banco Mundial se basa en encuestas que buscan evaluar el ingreso de los hogares y, donde sea posible, el consumo de todos los bienes no monetarios.

Estas dos medidas dispares no se pueden unir en una sola tendencia a largo plazo y no se pueden usar para sacar conclusiones confiables. La gráfica de Roser puede dirigirse a las redes sociales, pero no está basada en la ciencia.

De hecho, unir las dos metodologías es engañoso en ambas direcciones. (1) Al utilizar el PIB per cápita de 1820–1970, es probable que subestime los recursos que los hogares tenían a su disposición en comparación con la representación del último período, y (2) al incluir el consumo total a partir de 1981, es probable que exagere los “ingresos” de las personas en comparación con la representación del período anterior.

La única manera de construir un gráfico a largo plazo legítimo sería usar un solo indicador consistente. Si bien los datos sobre el PIB per cápita por sí solos no se consideran una forma sólida de evaluar la pobreza, al menos están disponibles (si bien demasiado dispares para ser útiles) para todo el período. Pero en tal gráfico, la caída en la pobreza desde 1981 no sería tan pronunciada, ya que no contaría las transacciones no monetarias. Alternativamente, podríamos esperar hasta que alguien elabore un método razonable para medir la pobreza en términos de consumo de los hogares desde 1820. Pero mientras tanto, creo que es prudente abstenerse de hacer afirmaciones sobre tendencias de pobreza a largo plazo que carecen de validez empírica.

Tú dices: “La imagen del pasado que presenta Hickel es un cuento de hadas romántico, sin citas ni evidencias”. Por el contrario, como lo anterior deja en claro, es la gráfica del pasado en la que tú confías con tanta facilidad la que carece de evidencia significativa.

En cuanto a mis afirmaciones reales sobre el pasado, mi argumento fue directo. Simplemente señalé que no podemos ignorar el hecho de que el período desde 1820 hasta alrededor de 1950 fue uno de violento despojo en gran parte del Sur Global. Si has leído algo de historia colonial, sabrás que los colonizadores tuvieron inmensas dificultades para que las personas trabajen en sus minas y plantaciones. Como resultado, la gente tendía a preferir sus estilos de vida de subsistencia, y los salarios no eran lo suficientemente altos como para inducirlos a irse. Los colonizadores tuvieron que obligar a las personas a ingresar al mercado laboral: imponer impuestos, incluir los bienes comunes y restringir el acceso a los alimentos, o simplemente expulsar a las personas de sus tierras.

Pides citas. A continuación, algunos ejemplos que podrías probar: El imperio del algodón de Sven Beckert, The Origin of Capitalism: A Longer View de Ellen Wood, Los Holocaustos del fin de la era Victoriana de Mike Davis, El fantasma del rey Leopoldo de Adam Hochschild y, por supuesto, La Gran Transformación de Karl Polanyi.

El proceso de integración forzosa de los pueblos colonizados en el sistema de trabajo capitalista causó una dislocación generalizada (una historia que cubro en The Divide). Recuerda: este es el período del sistema laboral belga en el Congo, que afectó tanto a las economías locales que 10 millones de personas murieron, la mitad de la población. Este es el período de la Ley de Tierras de los Nativos en Sudáfrica, que despojó a la población negra del país del 90 por ciento del país. Este es el período de las hambrunas en la India, donde 30 millones murieron innecesariamente como resultado de las políticas impuestas por los británicos a la agricultura india. Este es el período de las Guerras del Opio en China y los tratados desiguales que pauperizaban a la población. Y no olvides que todo esto se llevó a cabo en nombre del “libre mercado”.

Toda esta violencia, y mucho más, se esconde en tu narrativa, que se reenvasa como una historia feliz de progreso. Y dices que yo soy el que creo en cuentos de hadas románticos.

La base de datos de Maddison en la que te basas puede decirnos qué obtuvieron los desposeídos en el PIB per cápita (eventualmente), pero no nos dice si esas ganancias compensan su pérdida de tierras, bienes comunes, comunidades de apoyo, economías locales estables. Y no nos dice nada sobre cómo podrían ser las economías del Sur Global hoy si hubieran tenido la libertad de industrializarse en sus propios términos (tomemos el caso de la India, por ejemplo).

Permíteme ser claro: esto no es una crítica de la industrialización como tal. Es una crítica de cómo se llevó a cabo la industrialización durante el período en cuestión. Si las personas hubieran optado voluntariamente por el sistema de trabajo capitalista, al tiempo que conservaban los derechos de sus bienes comunes y obtenían una parte justa de los rendimientos que producían, tendríamos una historia muy diferente en nuestras manos. Entonces, celebremos lo que la industrialización ha logrado, absolutamente, pero ubiquémoslo en el contexto adecuado: colonización, violencia, despojo y todo. Todo lo que ganamos al ignorar esta historia es la ignorancia.

Ahora, al presente.

Dices que la “caída masiva de la pobreza extrema global” es simplemente un hecho neutral demostrado por los datos. Pero aquí, nuevamente, los datos son más complejos de lo que has reconocido.

La narrativa que tú y Gates venden se basa en una línea de pobreza de $ 1.90 por día. Eres consciente, estoy seguro, de que esta línea no es un fenómeno neutral, transmitido por los dioses o dado en la naturaleza. Fue inventado por la gente, se usa para fines particulares y se disputa ardientemente tanto dentro como fuera de la academia. La mayoría de los académicos consideran que $ 1.90 es demasiado bajo para ser significativo, por las razones que he descrito en mi trabajo muchas veces.

Aquí hay algunos puntos a tener en cuenta. El uso de la línea de $ 1.90 muestra que solo 700 millones de personas viven en la pobreza. Pero nótese que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dice que 815 millones de personas no tienen suficientes calorías para sostener incluso la actividad humana “mínima”. 1.5 billones sufren de inseguridad alimentaria y no tienen suficientes calorías para sostener la actividad humana “normal”. Y 2.100 millones padecen malnutrición. ¿Cómo puede haber menos personas pobres que personas hambrientas y desnutridas? Si $ 1.90 es inadecuado para lograr una nutrición básica y mantener la actividad humana normal, entonces es un rango demasiado bajo. Es hora de que tú y Gates dejen de usarlo. Levantar a las personas por encima de esta línea no significa sacarlos de la pobreza, ya sea la pobreza “extrema” o de otro tipo.

Recuerda: $ 1.90 es el equivalente de lo que esa cantidad de dinero podría comprar en los EE. UU. En 2011. El economista David Woodward una vez calculó que vivir en este nivel (en base a un año anterior) sería como si treinta y cinco personas intentaran sobrevivir en Gran Bretaña “con un salario mínimo único, sin beneficios de ningún tipo, sin donaciones, préstamos, hurtos, mendigos o ahorros para aprovechar (ya que todos están incluidos como ‘ingreso’ en los cálculos de pobreza)”. Eso va más allá de cualquier definición de “extremo”. Es evidentemente absurdo. Es un insulto a la humanidad.

De hecho, incluso el Banco Mundial ha declarado repetidamente que la línea es demasiado baja para ser utilizada en cualquiera de los países más pobres, y no debe usarse para informar a las políticas públicas. En respuesta al Informe Atkinson sobre la pobreza global, crearon líneas de pobreza actualizadas para los países de ingresos medios-bajos ($3.20 / día) y de ingresos medios-altos ($5.50 / día). En esas líneas, unos 2.4 billones de personas están en la pobreza hoy en día, más de tres veces más de lo que tu has hecho creer a la gente.

Pero incluso estas cifras no son lo suficientemente buenas. El USDA establece que alrededor de $6.70 / día son necesarios para lograr una nutrición básica. Peter Edwards sostiene que las personas necesitan alrededor de $7.40 si desean alcanzar una esperanza de vida humana normal. La New Economics Foundation concluye que alrededor de $8 es necesario para reducir la mortalidad infantil por un margen significativo. Lant Pritchett y Charles Kenny han argumentado que, dado que la línea de pobreza se basa en el poder de compra en los EE. UU., entonces debería estar vinculada a la línea de pobreza de los EE. UU., esto es, alrededor de $15 por día.

La literatura sobre este tema es ya ahora vasta y llena de matices -solo he rasguñado la superficie aquí- y, sin embargo, pretendes que esta ni siquiera existe. Eso es intelectualmente irresponsable además de representar un enfoque inadecuado de la academia.

Tú dices: “El nivel en el que se establece un límite arbitrario como ‘la línea de pobreza’ es irrelevante: la distribución completa ha cambiado, por lo que la tendencia es la misma donde quiera que se establezca”.

No tan rapido. De hecho, la historia cambia un poco bastante, y tú lo sabes. Si usamos $7.40 por día, vemos una disminución en la proporción de personas que viven en la pobreza, pero ni siquiera cerca al dramático cambio que su narrativa optimista presentaba. En 1981, un sorprendente 71% vivía en la pobreza. Hoy en día se sitúa en el 58 por ciento (en el 2013, los datos más recientes). De repente, tu gran historia de progreso parece tibia, mediocre y, en un mundo tan fabulosamente rico como el nuestro, completamente obsceno. No hay nada que valga la pena celebrar sobre un mundo donde la desigualdad es tan extrema que el 58 por ciento de las personas están en la pobreza, mientras que unas pocas docenas de multimillonarios tienen más que toda su riqueza combinada.

Eso respecto de las proporciones. No me malinterpretes: las proporciones son un indicador importante, y debemos prestarle atención. Pero los números absolutos son igualmente importantes. De hecho, esa es la métrica que los gobiernos del mundo primero acordaron apuntar en la Declaración de Roma en 1996, el precursor de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Los hitos objetivos se cambiaron a proporciones en los años siguientes, lo que creó la impresión de un progreso más rápido. Pero en realidad ahora tal es un punto discutible: si el objetivo es acabar con la pobreza, lo que importa son los números absolutos. Ciertamente eso es lo que importa desde la perspectiva de los mismos pobres.

Y si nos fijamos en los números absolutos, la tendencia cambia por completo. La tasa de pobreza ha empeorado dramáticamente desde 1981, de 3.200 millones a 4.200 millones, según datos del Banco Mundial. Seis veces más alto de lo que la gente cree. Eso no es progreso, según mi comprensión -eso es una desgracia. Es una acusación aplastante de nuestro sistema económico global, que claramente está fallando a la mayoría de la humanidad. Tus afirmaciones sobre la pobreza global patinan intencionalmente sobre este hecho. De nuevo, eso no es académicamente responsable.

Pero lo que realmente está en juego aquí para ti, como lo revela tu carta, es la narrativa de libre mercado que has construido. Tu argumento es que el capitalismo neoliberal es responsable de impulsar los avances más importantes en la lucha contra la pobreza. Esta afirmación es intelectualmente deshonesta y no está respaldada por hechos. Aquí por qué:

La gran mayoría de los avances en la lucha contra la pobreza han ocurrido en una región: Asia oriental. Como ocurre, el éxito económico de China y los Tigres del Asia del Este, como han señalado estudiosos como Ha-Joon Chang y Robert Wade, se debe no a los mercados neoliberales que defiende, sino a la política industrial dirigida por el Estado, al proteccionismo y a la regulación (las mismas medidas que las naciones occidentales usaron con tanto efecto durante su propio período de consolidación industrial). Se liberalizaron, sin duda -pero lo hicieron gradualmente y en sus propios términos.

No ocurrió así para el resto del Sur Global. De hecho, estas opciones de políticas económicas les fueron negadas sistemáticamente y se destruyeron donde ya existían. De 1980 a 2000, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial impusieron brutales programas de ajuste estructural que hicieron exactamente lo contrario: recortar los aranceles, los subsidios, el gasto social y los controles de capital al tiempo que se revierten las reformas agrarias y se privatizan los activos públicos -todo de cara a la masiva resistencia pública. Durante este período, el número de personas en situación de pobreza fuera de China aumentó en 1.300 millones. De hecho, incluso la proporción de personas que viven en la pobreza (para usar su método preferido) aumentó de 62 por ciento a 68 por ciento. (Para obtener información económica detallada y referencias a la literatura relevante, consulte el Capítulo 5 de The Divide).

En otras palabras, la imposición del capitalismo neoliberal de 1980 a 2000 empeoró la tasa de pobreza, no la mejoró.

Desde el 2000, los avances más impresionantes en la lucha contra la pobreza (fuera de Asia del Este) provienen de América Latina, según el Banco Mundial, coincidiendo con una serie de gobiernos de izquierda o socialdemócratas que llegaron al poder en todo el continente. A pesar de lo que se pueda decir sobre estos gobiernos (tengo mis propias críticas), ello no encaja muy bien con su narrativa neoliberal.

Pero hay algo más que debe decirse aquí. A ti y a Gates les gusta invocar a los números sobre la pobreza para hacer reclamos sobre la legitimidad del sistema económico global existente. Tú dices que el sistema está funcionando para los pobres, por lo que las personas deben dejar de quejarse de él.

Cuando se trata de evaluar tal afirmación, en realidad no son ni los números absolutos ni las proporciones lo que importa. Lo que importa, más bien, es el alcance de la pobreza global con respecto a nuestra capacidad para ponerle fin. Como he señalado anteriormente, nuestra capacidad para poner fin a la pobreza (por ejemplo, el costo de terminar con la pobreza como proporción del ingreso de los no pobres) ha aumentado muchas veces más rápido que la tasa de pobreza proporcional (para usar su medida preferida una vez más). Por esta métrica es que nos está yendo peor que nunca. De hecho, nuestra civilización está retrocediendo. ¿Por qué? Debido a que la gran mayoría de los réditos de nuestra economía global están siendo capturados por los ricos del mundo.

Como señalé en el artículo de The Guardian, solo el 5 por ciento de los nuevos ingresos provenientes del crecimiento global se destina al 60 por ciento más pobre de la humanidad -esto es, las personas que viven con menos de $ 7.40 por día. No has reconocido esto como un problema ni has intentado defenderlo. En vez de eso, simplemente lo has ignorado, supongo que porque socava sus afirmaciones sobre qué tan bien está funcionando la economía para la gente pobre.

Nos va tan bien como lo siguiente: en nuestra trayectoria actual, según una investigación publicada en World Economic Review, llevará más de cien años terminar la pobreza a $ 1.90 / día y más de doscientos años terminarla a $ 7.40 / día. Tomemos tiempo para procesar eso. Y para llegar a ese punto con el sistema existente, en otras palabras, sin una distribución más equitativa de los ingresos, tendremos que hacer crecer la economía global a 175 veces su tamaño actual. Incluso si una hazaña tan extravagante fuera posible, conduciría al cambio climático y a la degradación ecológica hasta el punto de socavar cualquier avance contra la pobreza.

No tiene por qué ser así, por supuesto. Podemos acabar con la pobreza en este instante, simplemente haciendo que las reglas de nuestra economía global sean más justas para la mayoría del mundo (describo cómo podemos hacer esto en The Divide, analizando todo, desde los salarios hasta la deuda y el comercio). Pero ese es un enfoque que tú y Gates parecen desesperados por evitar, en favor de una defensa feroz del status quo.

Usted dice: “La drástica disminución de la pobreza extrema se ve corroborada por medidas de bienestar distintas de los ingresos que se correlacionan con la prosperidad, como la longevidad, la mortalidad infantil, la mortalidad materna, la alfabetización, la educación básica, la desnutrición, el consumo, etc”.

Sí, la esperanza de vida, la mortalidad y la educación han mejorado. ¡Es una noticia fantástica que hay que celebrar! Pero, algunas cosas:

1) No puedes argumentar sobre la pobreza señalando algo completamente distinto. El consumo está aumentando, sí. Pero eso no es lo que está en juego aquí. Lo que está en juego es si el consumo está aumentando lo suficiente como para sacar a la gente de la pobreza.

2) Seré el primero en acordar que los ingresos y el consumo no son las únicas medidas de bienestar. Pero una razón por la que son absolutamente cruciales es porque nos permiten evaluar la desigualdad en la distribución de los recursos mundiales. Una mayor expectativa de vida entre los pobres no es una justificación para condenarlos a una parte pequeña y cada vez menor de los ingresos globales. Esa no es una posición moralmente defendible.

3) En su trabajo, ha invocado los avances en la esperanza de vida y la educación como parte de una narrativa que busca justificar la globalización neoliberal. Pero, de nuevo, eso es intelectualmente deshonesto. Lo que más contribuye a las mejoras en la esperanza de vida son, de hecho, intervenciones simples de salud pública (saneamiento, antibióticos, vacunas) y lo que importa para la educación es, pues, la educación pública. De hecho, los países que han tenido más éxito en esto son aquellos que tienen atención médica y educación gratuita y sólida. No olvides que Estados Unidos tiene una mortalidad infantil peor que Cuba.

4) En cuanto al hambre, tu afirmación se basa en una metodología utilizada por la FAO a partir del 2012 que ha sido ampliamente criticada por académicos. La descripción de la reducción del hambre depende de una línea de calorías que, como su línea de pobreza de $ 1.90, es demasiado baja para respaldar la actividad humana normal, ignora los impactos de las crisis de los precios de los alimentos y no nos dice nada sobre las deficiencias de nutrientes. Cubro esto en detalle en la segunda mitad de este texto. De acuerdo con la metodología anterior de la FAO, tanto la cantidad como la proporción de personas que padecen hambre eran más altas en 2009 que en 1995, otra tendencia que ignoras con creces.

En tus conclusiones, llegas al punto de citar un artículo de Ryan Bourne, no un académico que estudia la pobreza sino un empleado del Cato Institute, un think tank de derecha financiado por los Hermanos Koch. La pieza está llena de afirmaciones engañosas que, cuando se las señalé, nunca las corrigió. No creo que debamos considerar esto como una fuente válida.

Abriste tu carta calificándome de “ideólogo marxista”. No necesito decirte que esto no cuenta como un argumento, y no cubre el hecho de que no hayas abordado ninguno de mis afirmaciones sustantivas. En cualquier caso, no estoy muy seguro de lo que quieres decir. Si por ideólogo marxista te refieres a alguien que señala que los datos de pobreza son más complejos de lo que tu narrativa permite, entonces, bueno, supongo que lo soy.


Ayúdanos a seguir ofreciendo Spanish Revolution
Transparencia económica - Sin tu ayuda, Spanish Revolution desaparecerá