El clérigo que intentó combatir la superstición y acabó dándola a conocer a todo el mundo