El tribunal también rebaja la multa de los 4.700 euros iniciales a 3.120 al considerar que el condenado no tiene ingresos superiores al salario mínimo.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Finalmente, no entrará en prisión. La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha estimado parcialmente el recurso de apelación y ha rebajado en un día la pena por un delito contra la integridad moral de la víctima de La Manada Alberto Quintana, un vecino de Valladolid, que publicó en redes sociales una fotografía de la joven violada en los sanfermines de 2016, lo que le permitirá no ingresar en prisión. Había sido condenado en febrero pasado a dos años y un día.

“La chica supuestamente violada por #LaManada ha pedido que no se difunda esta imagen porque quizá pensemos que solo era una golfa borracha”, publicó en su cuenta abierta Quintana, junto a una imagen de la víctima mientras sufría la violación grupal perpetrada en los Sanfermines de 2016, procedente del sumario del caso.

El juez consideró que el acusado empleó la fotografía “con ánimo de difundir la imagen de la víctima y utilizó el hashtag #La Manada para favorecer la difusión del mensaje”. Tambiéndestacó que la cuenta del condenado era abierta, por lo que cualquier persona, fuera seguidora o no del perfil, podía acceder a los contenidos. A su vez, recuerda que la joven no quiso visualizar la imagen -hecha pública por el condenado- durante el juicio a La Manada dado el “daño moral que le habían causado los hechos ”.

La difusión de esa imagen, incluida en el sumario del caso y que además estaba prohibida por la Audiencia de Navarra, dio lugar a 64 comentarios, 13 likes y fue compartida 16 veces, lo que provocó, indica el escrito, una “revictimización” para la joven agredida, que pudo ser identificada por terceras personas como la víctima de ‘La Manada’. 

“La denunciante se ha visto ridiculizada y avergonzada y ha sufrido el temor a ser identificada por terceras personas”, subrayaba el juez en su auto, en el que también explica que la víctima se vio “obligada” a abandonar sus estudios universitarios e, incluso, a marcharse a vivir en el extranjero durante una temporada.

El juez de lo Penal realiza esta rebaja y evita la entrada en prisión del hombre al entender que la gravedad de lo ocurrido llevaba a imponer la pena de la mitad superior del intervalo que el Código Penal establece para el delito más grave de los dos. Se trataría del artículo 197, que recoge la revelación de secretos, penada con uno a tres años de prisión. La primera sentencia estimó que esa mitad superior comenzaba en dos años y un día. Mientras, la Audiencia interpreta que la mitad superior empieza en los dos años exactos, y reconoce ese día como “elemento diferenciador”.

El tribunal también rebaja la multa de los 4.700 euros iniciales a 3.120 al considerar que el condenado no tiene ingresos superiores al salario mínimo.

Publicidad