El consumo de productos frescos despuntó durante el estado de alarma