«Si no quieres que tengamos que dar el paso de prohibir el ejercicio fuera de tu casa, tienes que seguir las reglas», ha señalado el ministro de Sanidad británico.

«Tomar el sol va contra las normas que se han establecido por importantes razones de salud pública», esto, que cae de cajón y es algo que tenemos interiorizado es España, es algo que no entra en la cabeza de los británicos.

Las normas de confinamiento decretadas por el gobierno británico solo permiten salir a la calle para ir al trabajo cuando sea estrictamente necesario, para comprar alimentos o medicamentos, en caso de emergencia sanitaria y para hacer ejercicio físico durante un máximo de una hora una vez al día.

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock se ha visto obligado a repetir estas normas este domingo por la mañana en varias entrevistas concedidas a distintas cadenas de televisión después de que miles de personas decidieran pasar el sábado en los parques y, en muchas ocasiones, en grupos numerosos.

Hancock ha indicado que «debido a los beneficios positivos que tiene para la salud física y mental, está bien hacer ejercicio solo o con los miembros de la casa». Sin embargo, tras lo visto este fin de semana, ha señalado que «si el resultado de esto es que demasiada gente sale y desobedece las reglas diciendo: ‘Bueno, si puedo hacer ejercicio entonces está bien que haga otras cosas’, me temo que tendremos que tomar medidas. Mi mensaje es muy claro: Si no quieres que tengamos que dar el paso de prohibir el ejercicio fuera de tu casa, tienes que seguir las reglas».

Hancock ha recibido el respaldo del nuevo líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, quien ha asegurado que estará de su lado si decide dar el paso: «Permanecer en el interior de casa es realmente difícil para la gente, especialmente si no tienes un jardín y estás en un piso. Sé que hay mucha gente en viviendas superpobladas pero tenemos que superar esto y cada vez que la gente rompe las normas del gobierno pone a otras personas en riesgo».

Publicidad