El polémico juez Salvador Alba ha sido condenado a seis años y tres meses de prisión y 18 años de inhabilitación por tres delitos cometidos en el ejercicio de su cargo, al conspirar para perjudicar a su antecesora en el cargo, la también magistrada Victoria Rosell durante los meses en los que la sustituyó al frente del Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas de Gran Canaria.

Alba deberá además indemnizar a Rosell con 60.000 euros por los daños morales ocasionados como consecuencia de esta operación.

La Sala de lo Penal del alto tribunal canario atribuye al magistrado, suspendido de funciones desde julio de 2018, en una sentencia notificada este martes a las partes, los delitos de prevaricación, en concurso con el de cohecho, y falsedad en documento oficial. Salvador Alba queda absuelto del delito de negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y de la revelación de secretos. La condena implica la pérdida definitiva de la condición de juez para Alba, que puede recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo.

La Fiscalía pedía diez años de cárcel y 29 de inhabilitación para Alba por lo que describió como “un acuerdo corrupto” con un empresario al que entonces investigaba, Miguel Ángel Ramírez, con el un único objetivo de desacreditar a la jueza Rosell.

Aunque al abrirse juicio oral contra él fue suspendido de sus funciones, hasta ese momento Salvador Alba había seguido interviniendo como magistrado de la Audiencia Provincial en varias causas de corrupción abiertas en Lanzarote, en muchos de los casos actuando en contra del criterio del juez instructor y de la Fiscalía.

La afectada, Victoria Rosell, publico un mensaje en la red social Twitter haciéndose eco de la noticia, pero aclarando un detalle que no se indicó a la hora de dictar sentencia. Alba fue «absuelto de revelación de secretos, pero la información publicada sobre mí era falsa». Importante nota.

Un enorme daño a Victoria Rosell y para Podemos

Debido a toda la situación creada, Victoria Rosell decidió que no iría en las listas de Podemos para las elecciones generales del 26 de junio. Rosell, que fue número uno por Las Palmas el 20 de diciembre, quiso centrarse en demostrar ante los tribunales la «maquinaria del fango» que se ha puesto en marcha contra ella, que «no dudó en socavar el Estado de Derecho», indicó a través de un comunicado emitido por Podemos.

Rosell fue exonerada de cualquier irregularidad en relación con ese asunto, primero por el CGPJ, que no vio falta disciplinaria alguna; después por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), que anuló el expediente de la Fiscalía; y luego por la Sala de lo Penal del TSJC, que archivó finalmente la querella de José Manuel Soria que había admitido el Supremo.

Sin embargo, Rosell tuvo que tirar tres años de carrera política que podría haber dedicado por completo a la formación morada y, siendo una personalidad de destacada importancia, se trató de una gran pérdida, tanto para ella como para el partido liderado por Pablo Iglesias.

Una vez aclarado todo, en marzo de 2019 Victoria Rosell anunció su vuelta a la política, encabezando la lista de Unidas Podemos en Canarias para las elecciones generales de 2019, volviendo a ser elegida diputada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.