«Impartimos los talleres en diversidad para intentar lograr que nadie sufra el dolor que sufrimos en el cole», indicó el organizador del taller sobre diversidad.

Toño Abad, president de Diversitat Alacant, director Observatori LGTB y vicepresident Consell de la Ciutadania de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació, acaba de darnos una enorme muestra de por qué sobran vetos parentales en nuestra sociedad.

Abad ha compartido el mail de una madre en su cuenta oficial de Twitter en el cual agradece su labor tras una charla a estudiantes de tercero de la ESO entre los que se encontraba su hijo.

«Una mamá de un niño al que le di un taller sobre diversidad en su cole me hace llorar con este mail Hemos hablado por teléfono y se me ha encogido el corazón. Había intentado dos veces quitarse la vida», relata Abad.

Hola Toño, soy Sara, la mamá de —–, un chico de 3º de la ESO del IES ———- que tuvo la enorme suerte de escuchar tu charla. Bueno, la tuvo él y la tuvimos nosotros, su familia. Aunque igual no sabes quién es mi hijo, nosotros si sabemos bien quien eres tú:

— lleva dos cursos pasándolo muy mal. Ha recibido insultos constantemente desde hace dos años aproximadamente cuando alguien de su clase se dedicó a decir que él es homosexual por grupos de Whatsapp. —– lo ha pasado muy mal, en casa sabíamos que algo pasaba pero no sabíamos qué y cuando peor estaba, sufriendo en silencio sin saber qué hacer has aparecido tú en su vida (y en las nuestras) para enseñar que el respeto es el motor de la vida y que la diversidad es una oportunidad para aprender y ser mejores personas. Después de tu taller con su clase, vino a casa y nos explicó que le pasaba, nos contó que fuiste a su instituto y que creo un clima en el que él y una compañera dijeron que eran homosexuales. Nos dijo que durante todo el taller hubo un silencio y que después de pasar tú por el centro incluso los compañeros que más le insultaban le pidieron perdón. También tuvo gracias a ti el valor de decirnos que es gay.

Saber que mi hijo es gay me preocupa como madre, por el qué dirán, cómo vivirá su vida, o si sufrirá rechazo, pero me quedo más tranquila sabiendo que el mundo hay más gente como tú. Gracias, gracias y gracias».

«Cuando cualquier persona #LGTBI hace memoria y recuerda su #infancia, en no pocas ocasiones hay un sentimiento que predomina: El miedo. Miedo, por ejemplo, a sentirse diferente y a no casar con lo socialmente establecido. Miedo a defraudar a nuestra familia», contínúa Abad.

«Miedo a no encontrar a quien nos entienda. Miedo, simplemente, a no saber ser feliz porque te consideras el raro. A cambio, la educación en diversidad nos ayuda a entender que el respeto es la base de cualquier sociedad que apueste por el progreso».

«Impartimos los talleres en diversidad para intentar lograr que nadie sufra el dolor que sufrimos en el cole. Y si la familia además te felicita por ello, nuestra tarea es doblemente reconfortante», continuó.

«Por eso, las y los activistas no vamos a dejar de gritar alto y claro en contra del Pin Parental. Hacer que la diversidad sea respetada en nuestra sociedad nos ayuda a construir un mundo mejor en el que viva la generación del mañana», finalizó.


Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.