El modernismo de un ‘Ulises’ casi centenario llega al siglo XXI