Recientemente el museo de Orsay en París prohibió la entrada a una mujer por llevar un vestido con escote.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Jeanne, la visitante del museo Orsay de París a la que se le negó la entrada por llevar escote, posterior a los acontecimientos, denunció y quiso visibilizar a través de su cuenta de Twitter lo ocurrido.

Jeanne hizo publica una carta abierta dirigida al museo, donde adjuntó una imagen del vestido de la «discordia».

En el escrito Jeanne también hizo patente que el guardia que la detuvo se comportó de una forma desagradable: «Pregunté que qué pasaba, no me respondieron, me miraba fijamente los pechos, me sentí incomodísima, no entiendo qué pasa».

La única opción que le ofrecieron desde el museo de Orsay para entrar fue taparse con un abrigo, Jeanne se sorprendió: «No quiero ponerme la chaqueta porque me siento vencida, obligada, me da vergüenza, me da la impresión de que todo el mundo me mira los pechos. Ya no soy más que mis pechos, soy sólo una mujer sexualizada, pero quiero entrar en el museo».

Según el Huffington Post, «el artículo 7 del reglamento del museo obliga a los visitantes a llevar ‘un atuendo decente’, pero tampoco aclara qué es algo ‘decente’. Los artículos 14 y 35 hacen referencia a la prohibición de acceder al museo ‘con un atuendo susceptible de alterar la tranquilidad pública'».

Posteriormente el museo de Orsay publicó un breve comunicado disculpándose por el incidente: «Hemos tenido conocimiento de un incidente con una visitante cuando accedía al museo. Lo lamentamos profundamente y pedimos disculpas a la persona implicada, con la que nos hemos puesto en contacto».

Publicidad