«No es razonable ni práctico ni propio de una sociedad avanzada», lamenta la protagonista de esta historia.

El veto parental que la extrema derecha está introduciendo en la escuela pública está llegando a niveles absurdos de control por parte de los padres. Un claro ejemplo de ello es la situación que expone la periodista Conchetta Mur en su cuenta de Twitter.

Mur lamenta que los padres tengan que autorizar por escrito, con todo el retraso y engorro que supone convertir una actividad educativa y necesaria en un trámite burocrático.

«Ya he tenido mi primera experiencia con el veto parental. El tema es tremendo como para no autorizar: cuentacuentos sobre la esclerosis múltiple a una clase de segundo de infantil. Como cualquier padre/madre despistado, he llegado y se me había olvidado la autorización», lamenta la periodista, que añade el documento.

Imagen

«Le he propuesto a la tutora firmar una autorización para cualquier actividad complementaria durante todo el curso ya mismo. Oye, que hay padres que confiamos en el centro y no estamos para perder tiempo con ocurrencias. Pero no, me ha dicho que es imposible… «, señala.

Mur indica, asimismo, que «cada actividad complementaria se debe autorizar caso por caso. Es decir, recursos (ojo al presupuesto en papel), tiempo de profesionales y padres, y más burocracia en los centros. De verdad, no es razonable ni práctico ni propio de una sociedad avanzada.»

«La explicación pormenorizada de la actividad es ya la guinda. Tener que autorizar esto… Qué vergüenza ajena me da. Me cuesta creer que hayamos llegado a esto», termina la periodista.

Imagen
Publicidad

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.