El Gobierno andaluz resalta este “enorme impacto” de la Semana Santa en Andalucía no solo a nivel nacional, sino también internacional.

Durante el mandato de Mariano Rajoy se subió el IVA normal del 18% al 21%, mientras el reducido aumentó del 8% al 10%. Rajoy aseguró que reduciría el déficit en 65.000 millones gracias a este impuesto que perjudica, sobre todo, a los pequeños consumidores.

Ahora, la Junta de Andalucía ha solicitado al Ministerio de Hacienda una reunión para tratar la rebaja de este impuesto por el alquiler de sillas, tribunas y palcos para ver las procesiones de semana Santa. El propio presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, se ha hecho eco de esta solicitud.

En concreto quieren «estudiar la posible aplicación del tipo reducido del 10% en lugar del 21%».

El ejecutivo andaluz ha remitido una carta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la que resalta este “enorme impacto” de la Semana Santa en Andalucía no solo a nivel nacional sino también internacional, y destaca también “la gran labor social que realizan las hermandades y cofradías, siendo la actividad descrita (el alquiler de sillas, tribunas y palcos) una fuente relevante de ingresos para las mismas”.

Esta nueva obligación tributaria se produce después de una consulta realizada por el consejo de Cofradías de Murcia. La orden de Hacienda es vinculante para todos los consejos y agrupaciones y ha comenzado a aplicarse desde este mismo año 2020, aunque no tiene carácter retroactivo.

Publicidad