De nuevo el PSOE dice una cosa en la oposición y hace la contraria una vez que entra en el Gobierno.

En el año 2015, el PSOE pidió la comparecencia del ministro del Interior con el Partido Popular, Jorge Fernández Díaz, a raíz de la publicación de un informe forense de la Universidad del País Vasco que concluyó que el uso de material antidisturbios pudo contribuir al fallecimiento de los inmigrantes que intentaron llegar a nado a la playa de El Tarajal, en Melilla, en febrero de 2014.

Dieciséis guardias civiles fueron imputados por esta tragedia en la que murieron 15 subsaharianos y van a ser juzgados por homicidio imprudente.

Cuatro años después, con el PSOE en el Gobierno, ha pasado a defender a los Guardia Civiles y ha reclamado su absolución. ¿Y cual ha sido el motivo? Según la Abogacía del Estado: «No se produjo ningún fallecimiento en el lado español del mar».

«Los 23 inmigrantes que accedieron a la playa ceutí del Tarajal, bien por sus propios medios, bien auxiliados por los servicios marítimos, lo hicieron en perfecto estado de salud, y por ese motivo pudieron ser rechazados en frontera de manera inmediata; los buzos que peinaron la zona el día de los hechos y el día siguiente confirmaron que no se había producido ningún fallecimiento en el lado español», sigue defendiendo el texto.

La conclusión del Gobierno ahora es totalmente opuesta a lo afirmado en el informe forense de la Universidad del País Vasco.

Según ese informe, «existieron elementos relacionados con la intervención de terceras personas (uso de pelotas de goma, botes de humo, creación de un ambiente de pánico y una situación de agotamiento de las personas) que pudieron contribuir de manera significativa como un elemento coadyuvante en el fallecimiento».

En las tres primeras autopsias, según el informe, «no se siguieron los protocolos de referencia para el estudio de muertes por sumersión». «En todos los casos se echa de menos la investigación químico-toxicológica, aun siendo consciente de la limitación en los cuerpos rescatados del agua más tardíamente y que estaban en avanzado estado de putrefacción», señaló en su momento.

Antonio Trevín, portavoz en el año 2015 del Partido Socialista, decía sobre la investigación de Tarajal y la utilización de la nueva ley Mordaza: «no resuelven el principal problema: el de que se respeten los derechos de los inmigrantes recogidos en la legislación internacional» a lo que se suma «la falta de transparencia en la información o la ocultación de información al parlamento». «Y eso es muy grave».

En el año 2019, el PSOE ahora en el Gobierno, sigue sin derogar la Ley Mordaza y ahora quiere tapar el asesinato de 15 inmigrantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.