El PSOE ha dado comienzo una nueva táctica, la del miedo, para gobernar en solitario, y para ello reclaman la abstención de PP y Ciudadanos en aras de lo que ellos mismo definen como «estabilidad». Los socialistas recuerdan que se abstuvieron en 2016 para permitir que gobernara Mariano Rajoy.

Repetir las elecciones, según el criterio del partido presidido por Pedro Sánchez, pasaría especial factura a Unidas Podemos, pero también a los partidos de la derecha, por lo que intentaría jugar sus cartas para salir con mayoría absoluta de una nueva cita electoral.

En una rueda de prensa, José Luis Ábalo, Secretario de Organización del partido socialista, ha sentenciado que «La alternativa a una investidura viable es la repetición de elecciones. La alternativa a un gobierno socialista es obligar a que los españoles vuelvan a votar. Y no les quepan ninguna duda que las urnas también tienen memoria. Los españoles no perdonarán a quienes ponga en solfa la viabilidad de la legislatura en un momento en el que las tensiones evidentes, conviene desactivar sin titubeo sin demoras partidistas».

«Nosotros no éramos bisagra de nada y nos abstuvimos -recuerda Ábalos sobre la situación de 2016, cuando el PSOE se abstuvo para que gobernase Rajoy-. Yo mismo me abstuve en contra de lo que me apetecía», indica el Secretario de Organización.

«El PSOE actuará con generosidad. No pedimos acatamiento sino altura de miras por el bien común, por el bien de España», es el mensaje para lograr que los otros tres grandes partidos arrimen el hombro. La abstención de PP o Ciudadanos facilitaría a Sánchez el camino sin necesidad de depender de fuerzas como UPN o Coalición Canaria, que vinculan el sentido del voto en el Congreso a lo que suceda en los gobiernos autonómicos.

Pero el fondo de toda esta estrategia es lograr un gobierno en solitario y evitar, de esta manera, las condiciones de Unidas Podemos. Ábalos llevará junto con Adriana Lastra las negociaciones de la investidura que arrancará Sánchez en sendas reuniones con Pablo Iglesias, Pablo Casado y Albert Rivera este martes y ha reiterado en más de una ocasión que la voluntad del PSOE es gobernar en solitario

Los argumentos que ha esgrimido el dirigente socialista son que la suma PSOE y Unidas Podemos es insuficiente para la mayoría necesaria para que Sánchez sea investido, aunque parece que lo que no quiere es pagar el peaje de carteras y ministerios al partido morado. Pablo Iglesias insiste en entrar, con todo derecho, en el Consejo de Ministros con proporcionalidad a sus 42 diputados y carteras sociales.

«La composición de un Gobierno tiene que ser con la confianza y empatía que genere en el presidente», ha agregado Ábalos. «No entendemos un gobierno vigilado ni condicionado; por lo tanto, entendemos que concita más aceptación un gobierno en solitario del PSOE», ha sentenciado Ábalos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.