El reto de producir un hidrógeno aún más verde