Fernando Simón fue muy criticado en ciertos sectores empresariales al afirmar que las restricciones de Reino Unido y Bélgica al turismo «es un riesgo que quitan» a España.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El Tribunal de Cuentas aprobaba por unanimidad el informe de fiscalización del dinero público que en 2017 recibió la Iglesia Católica y sembraba la duda sobre el destino que se da a los fondos recibidos a través de la X en la declaración de la renta, dejando clara la falta de transparencia de la institución amparada por la desidia del Estado a la hora de controlar ese dinero.

En el informe se señalaba que en los ejercicios de 2016 y 2017 la Iglesia había tenido superávits de 19,3 y 15,9 millones respectivamente lo que hacía sospechar al Tribunal de Cuentas que pudo recibir más dinero del comprometido por el Estado del que necesita para “la consecución de su adecuado sostenimiento económico».

Según consta en las Memorias Financieras de la Conferencia Episcopal Española de los años 2016 y 2017 la Iglesia Católica utilizó 20 millones de euros en esos dos años para financiar el canal privado de televisión 13TV, de la que es socio mayoritario. El Tribunal de Cuentas cree necesario estudiar esa financiación al tener dudas sobre la legalidad del uso de fondos públicos para mantener esa actividad.

En la memoria de 2017 las cantidades no coinciden, la justificada en la memoria es 300.000 euros inferior a la recibida como asignación tributaria y no se explica la razón de la diferencia ni el origen de ese dinero.

El Tribunal de Cuentas además dejaba claro la imposibilidad de conocer de manera detallada el manejo del dinero por parte de la diócesis, ya que ningún ministerio ha elaborado informe alguno sobre las memorias que presenta anualmente la Conferencia Episcopal y tampoco la financiación ha sido debatida en ningún órgano de seguimiento en el que participe el Estado y la Santa Sede.

Este martes, según recoge ABC, el Tribunal de Cuentas ha rectificado su proyecto de informe sobre la fiscalización de la Iglesia y el documento aprobado por unanimidad este martes por el pleno del Tribunal, al que ha tenido acceso el mismo periódico, no tiene nada que ver con el original filtrado a la prensa el pasado mes de febrero.

En el nuevo informe se subraya que la Iglesia justificó correctamente todo el importe correspondiente a las cantidades recibidas a través de la asignación tributaria correspondiente a 2017.

Además señala que la Iglesia presenta cada año «un memoria anual ante el Ministerio de Justicia» sin que «se haya puesto de manifiesto incidencias al respecto por parte del Estado».

Respecto al superávit registrado el organismo cree que puede entenderse como una manifestación de prudencia financiera y necesaria para hacer frente a años en los que la recaudación sea menor de la esperada.

Asimismo tampoco se hace referencia a las cantidades que se destinan a 13TV ni se señala que resulten indebidas o supongan una infracción contraria a la competencia.

Por último, el Tribunal de Cuentas recuerda además al Estado su obligación de incluir el importe estimado de las declaraciones que se presentan en años posteriores o la inspecciones paralelas que realiza la Agencia Tributaria.

Publicidad