Rubén Sánchez, periodista y secretario General de Facua, hace caer a Alvise Pérez en un troleo que se ha vuelto viral en redes

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Luis Pérez, Alvise Pérez en las redes, quien fue jefe de gabinete de Toni Cantó y asesor de Ciudadanos en la Comunitat Valenciana, incendia las redes sociales con ataques de todo tipo. Le gusta atacar a Podemos y al PSOE, al feminismo, al independentismo, etc., y sus comentarios suelen rayar el machismo rancio, la xenofóbia o la difamación.

Sus opiniones están a menudo poco formadas y llenas de errores. Suele ser corregido y borra a menudos sus tweets. Alvaro Cotobal explicaba el año pasado en un hilo de Twitter la forma de tergiversar la realidad aportando datos falsos para hacer un tuit con miles de compartidos.

Rubén Sánchez, periodista y secretario General de Facua, pedía este jueves que le cerraran la cuenta a Pérez con un mensaje en el que decía: «Que Twitter cierre una cuenta es una mala noticia para la libertad de expresión, salvo que se trate de escoria dedicada a sembrar odio a través de bulos. Te quedan horas aquí, delincuente».

Alvise Pérez no tardío en contestar: «Ojalá te perdones algún día a ti mismo tu intolerancia, tu odio y tu triste sectarismo, Rubén. Solo entiendes el lenguaje de la sumisión, el ataque del adjetivo y el absolutismo moral. Podrás eliminar mi cuenta aquí, pero no podrás eliminar a los cientos de miles que la siguen».

Lo que ocurrió a continuación es un troleo en toda regla. Cuando Alvise Pérez buscó la cuenta de Rubén Sánchez, se encontró con un mensaje: «Esta cuenta no existe». Viendo su oportunidad, no tardó en lanzar un tuit celebrándolo. «¿Ves qué ocurre, @RubenSanchezTW? Que todos podemos organizarnos para censurar a otros. Insisto: O aprendes a respetar la libertad de expresión, o reaccionaremos. Se acabó poner la otra mejilla. Se acabó la impunidad», se jactaba. Poco le duró la alegría.

Rubén Sanchez le contestaba a continuación, dando una lección sobre las mentiras en la red: «‘Cuenta suspendida’ significa que Twitter la eliminó por incumplir sus reglas. ‘Esta cuenta no existe’, que nadie la dio de alta o que su usuario la desactivó. Por ejemplo, para demostrar de nuevo lo ridículos que son los que viven de sembrar bulos. Sígueme para más recetas».

Publicidad