Erradicar la pobreza requiere capacidad, voluntad y la mayor movilización de la historia