Pienso que me utilizaron”, asegura, que señala que “la cronología apunta a la posibilidad de haber usado eso para influir en las elecciones”.

Según una entrevista a La Sexta, Rafael Isea reconoce que viajó a EEUU «en marzo o abril de 2016». Allí le reciben tres personas en el consulado de España. Le dicen que su intención es investigar el pago de 7,1 millones de euros en 2008 de Venezuela a la Fundación CEPS. Los representantes del Gobierno español le prometen incluso que, si declara, contaría con el respaldo del Gobierno y la posibilidad de protección para él y toda su familia.

«Fuentes Gago se dirige a mí y me dice: ‘Yo soy alto funcionario de Interior y esto tiene el más alto respaldo de Gobierno español, esto solo va a ser supervisado por un juez, y podemos tratar con él la condición de testigo protegido. Sabemos su situación de persecución y nosotros podemos ayudarle con pasaporte español, nacionalidad y salir del país porque están perseguidos'».

«Evidentemente la firma que está ahí es la mía, y la del comandante Chávez es la de Chávez, pero es una copia. Yo me referí a eso en una conversación que se produjo con un agente en el consulado de España en Nueva York, donde dijo: ‘En base a este documento esa es mi firma, y la del comandante, en ese contexto, pero yo nunca llegué a ver ese documento original del punto de cuenta. Uno no tiene por qué acordarse de todo lo que firma», añade el exministro de Finanzas venezolano.

Isea, ha señalado Manuel Aguilera en Al Rojo Vivo, estaría pensando emprender acciones legales contra los tres miembros de la Policía con los que se reunió en ‘la gran manzana’, y el Ejecutivo de España.



Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.