Exxon no es la única petrolera que se enfrenta a demandas en EE UU. También BP, Chevron y Royal Dutch Shell han sido demandadas por ciudades y condados repartidos por todo el país.

El Estado de Nueva York ha sentado en el banquillo al gigante del petróleo Exxon por mentir a sus accionistas y al público sobre los costes y consecuencias del cambio climático. La investigación culmina de esta manera: un momento histórico para la lucha judicial contra la crisis climática. La demanda apela a una ley estatal que se ha utilizado históricamente para perseguir el fraude financiero. La Fiscalía acusa a Exxon de llevar una contabilidad secreta que subestimaba los costes de la regulación medioambiental

Mientras Exxon mentía, creaba a la vez una mascarada en la que aseguraba públicamente que sí tenía en cuenta esos factores. La compañía comunicaba a los inversores que había evaluado correctamente el impacto de regulaciones climáticas futuras en sus operaciones, pero, en realidad, lo minimizaba. “La ley dice que Exxon no puede engañar a sus inversores”, dijo el martes en el juicio Kevin Wallace, de la Fiscalía de Nueva York. Los abogados de Exxon defendieron que la compañía tenía un “robusto sistema” para gestionar el riesgo climático y acusaron a la Fiscalía de actuar por motivos políticos.

En Massachusetts, que presentó una demanda el jueves, la Fiscalía defiende en la misma línea que Exxon ocultó su conocimiento del papel de los combustibles fósiles en el cambio climático. Acusa a la compañía de engañar “sistemática e intencionadamente” a los inversores sobre los riesgos para su negocio, y a los conductores y otros consumidores sobre el papel que desempeñan sus productos como causantes del cambio climático.

“Exxon conoce desde hace décadas los catastróficos impactos climáticos de los combustibles fósiles”, dijo la fiscal general de Massachusetts, Maura Healey. “Les demandamos para detener este engaño ilegal y penalizar a la compañía por su mal comportamiento”. Para Exxon, se trata de una “jugada” poco ortodoxa para distraer a sus abogados en medio del juicio de Nueva York y forma parte de una campaña “partidista” contra la compañía.

John Cook, profesor del Centro de Comunicación del Cambio Climático de la Universidad George Mason, es uno de los autores de un estudio presentado esta semana sobre las artimañas empleadas por las petroleras, Exxon incluida. El estudio acusa a las empresas de emplear tácticas similares a las que usaron las tabaqueras para intentar desvincular el cáncer de los cigarrillos.

“Estas demandas contra Exxon desempeñan un papel crucial para hacer que la gente sea más consciente de cómo Exxon ha engañado a los ciudadanos, fomentando conceptos erróneos y dudas sobre el cambio climático para retrasar la acción climática”, detalla Cook.

Hay más de mil demandas climáticas presentadas en EE UU. Nueve ciudades y condados, entre ellos San Francisco y la ciudad de Nueva York, han denunciado a compañías energéticas, buscando compensaciones. Niños de todo el país han demandado al Gobierno federal y a diversos Estados, argumentando que incumplieron su obligación de salvaguardar el medio ambiente. 

Exxon no es la única petrolera que se enfrenta a demandas en EE UU. También BP, Chevron y Royal Dutch Shell han sido demandadas por ciudades y condados repartidos por todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.